Quince menores han muerto este año en playas y piscinas

Quince menores han muerto este año en playas y piscinas

R. D. AVILÉS.

El del pequeño Izan Álvarez ha sido el primer ahogamiento registrado en Asturias en lo que va de año. En el conjunto del país, sin embargo, las cifras son escalofriantes, y sumaban 246 fallecidos a 15 de julio, una quincena de ellos menores de edad. En las últimas semanas, las piscinas se han cobrado la vida de un niño de diez años en la localidad barcelonesa de Vilanova i la Gertrú, de una niña de dos en el madrileño barrio de Chamartín y de otro de cuatro años en Ripoll, Girona. El primero de ellos participaba, como Izan, en un curso de verano que había comenzado ese mismo día. También el pasado mes de junio falleció ahogado otro niño de diez años en un estanque de las huertas Santa Eugènia de Girona. La playa, sin embargo, es el entorno que más vidas se lleva. De los nueve ahogados el año pasado en Asturias y los ocho de 2015, a una decena se los llevó la mar, entre ellos a Hugo Brandonn Álvarez, un bebé de veinte meses al que una ola arrancó de los brazos de su abuelo en febrero del año pasado en la playa de Frejulfe, en Navia, y cuyo cuerpo nunca volvió a aparecer a pesar de una insistente búsqueda que se prolongó durante un mes.

En lo que va de año, las piscinas se han cobrado la vida de diecinueve personas, mientras que otras 104 han perecido ahogadas en la playa, 26 en el río y otras sesenta en diversas fuentes de agua. Solo en una decena de casos había socorristas presentes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos