Quinientas cepas garantizarán el origen de los viñedos de Cangas del Narcea

El alcalde, la directiva y técnicos de la Denominación de Origen Protegido Vino de Cangas, ante las cepas seleccionadas.
El alcalde, la directiva y técnicos de la Denominación de Origen Protegido Vino de Cangas, ante las cepas seleccionadas. / D. S. FUENTE

Las plantas han sido seleccionadas tras un pionero trabajo de investigación y ayudarán a mejorar los cultivos

DAVID SUÁREZ FUENTE CANGAS DEL NARCEA.

Los viticultores de la Denominación de Origen Protegido (DOP) Vino de Cangas podrán beneficiarse de las quinientas cepas madres de las que saldrán plantas que permitirán garantizar la procedencia de las mismas. Es decir, Cangas del Narcea.

Estas cepas, que fueron plantadas en mayo en una parcela municipal, garantizarán el ADN de las variedades autóctonas. Este trabajo ha sido posible tras cerca de ocho años de investigación en colaboración con el Serida, que ha seleccionado los mejores clones de las variedades autóctonas.

De momento se han plantado las variedades de albarín blanco y carraquín, aunque se espera que más adelante se puedan implantar cepas de albarín negro y verdejo, que garantizará la autenticidad de los vinos de Cangas.

La parcela se encuentra localizada al lado de la Escuela Taller, que se convertirá en la futura sede de la DOP, ya que el Consistorio tiene previsto ceder las instalaciones en las que se ubicará «la oficina, un lugar de reuniones y una sala polivalente que sirva para impartir enseñanza no reglada», indicó el regidor, el socialista José Víctor Rodríguez.

En la poda de este invierno, los viticultores ya podrán recoger la madera para multiplicar en vivero y obtener las plantas certificadas, aunque se espera que la mayor parte de este proceso se pueda llevar a cabo a partir de 2019. La idea es mejorar las plantas de los cerca de ochenta viticultores y los caldos de las cinco bodegas pertenecientes a la DOP de Cangas.

El proceso consiste en recoger el material de la poda para llevarlos al vivero y obtener una planta certificada con unas características que «ensalzan la calidad de la planta», aseguraban ayer los viticultores, quienes destacaban una iniciativa que permitirá que los viñedos «estén libre de virus», ya que, remarcaron, se trata de plantas con un ADN que roza la excelencia.

La presidenta de la Denominación Vino de Cangas, Beatriz López, valoró este paso ya que, apuntó, «hasta la fecha no se estaba seguro de la procedencia de las plantas». «Es un paso muy grande», que ayudará a mejorar las plantaciones dado que, incidió, «los clones seleccionados son los mejores».

Fotos

Vídeos