Ramón Punset: «Entre estos muros he sido muy feliz»

Ramón Punset: «Entre estos muros he sido muy feliz»
Francisco Bastida, Leopoldo Tolivar Alas, Ramón Punset y José María Roca, en el Aula Magna de la Facultad de Derecho. / MARIO ROJAS

El catedrático de Derecho Constitucional se despide de la docencia tras 48 años aunque continuará con su labor investigadora

Laura Mayordomo
LAURA MAYORDOMOGijón

Personal de administración y servicios, alumnos y compañeros de docencia de todas las disciplinas, no solo la jurídica, se dieron cita ayer en el Aula Magna de la Facultad de Derecho de Oviedo para arropar al catedrático Ramón Punset en el homenaje que se le brindó con motivo de su jubilación. «Por algo será», afirmó el decano, José María Roca, tras señalar la variedad de los asistentes. La jubilación de Punset (Noreña, 1948) no significa de facto su despedida de la institución académica ya que, si bien abandona la docencia, continuará con su actividad investigadora. «El contacto con los compañeros no lo voy a perder porque me han cedido un pequeño despacho donde voy a continuar con mis investigaciones», decía a EL COMERCIO tras las intervenciones de dos de ellos, Francisco Bastida y Leopoldo Tolivar Alas (colaborador de este periódico), que le dedicaron palabras de cariño y reconocimiento, y tras la conferencia de Juan José Solozábal, catedrático de la Universidad Autónoma de Madrid.

Fiel a su vocación de jurista, Punset prometió continuarla «hasta el final» porque «el Derecho es una de las maravillas del espíritu humano».

Tras 48 años de vinculación con la institución universitaria -cuarenta con la de Oviedo, en la que se licenció, y otros ocho anteriormente con la de Barcelona, donde se doctoró- reconoce que la Universidad «es para mí el reino de la libertad y la ciencia». «Entre estos muros he sido muy feliz».

Catedrático desde 1987, al margen de su labor académica, Punset también fue miembro del Tribunal Constitucional seis años y medio. Reconoce que lo que más añorará con su jubilación será el contacto directo con los alumnos que le procuraba la docencia y que tenía el efecto secundario de rejuvenecerle. «Los echaré de menos, pero hay muchas más cosas por hacer». A ellas se dedicará a partir de ahora.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos