El reciclaje en Asturias, ¿una obligación?

Vertedero de Serín. /Jorge Peteiro
Vertedero de Serín. / Jorge Peteiro

Lastra dice que la posibilidad de obligar a separar los residuos está abierta y los ayuntamientos, que no es descartable imponer sanciones

EFE

El consejero de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente, Fernando Lastra, ha trasladado hoy a los representantes de los 78 ayuntamientos asturianos el Plan de Residuos 2017-2024 elaborado por su departamento, que se encuentra en fase de información pública. Durante una reunión con representantes municipales a la que ha asistido el presidente de la Federación Asturiana de Concejos (FACC), Ignacio García Palacios, Lastra ha pedido el compromiso de los ayuntamientos con un documento que pretende afrontar una situación que constituye "un gran problema de Asturias". "El Plan es un compromiso y pretende serlo con los ayuntamientos y de los ayuntamientos con el Principado con el objetivo de reducir la bolsa negra y de aumentar los residuos clasificados", ha añadido.

El consejero ha asegurado, además, que serán "bien recibidas" todas aquellas alternativas que sean "sensatas, razonables, convenientes y útiles" lo que requiere que se sometan a discusión "todas las opciones" y dirigirse a los ciudadanos para hacerles ver la problemática que afronta Asturias con los residuos que genera. "Todo aquello que tenga sentido incorporar al plan y que cumpla con estrategia de aumentar el reciclaje va a ser bien recibido", ha señalado Lastra, que ha considerado que a veces las medidas incentivadoras y las relativas a la formación o a la educación resultan incluso más eficaces que las coercitivas.

No obstante, ha admitido que la discusión sobre el establecimiento de medidas de obligatoriedad está abierta, un aspecto al que también se ha referido el presidente de la FACC para plantear que no es descartable sancionar "a quien no cumpla unos mínimos" tras recordar el descenso en las víctimas mortales en accidentes de tráfico con las multas por no usar el cinturón.

El Plan de Residuos, cuestionado por PP y Foro al considerar que llevara apareja una subida en las tarifas de recogida de basuras, descarta la construcción de una incineradora, aunque sí contempla una planta de selección de residuos en Serín que permitirá producir anualmente unas 70.000 toneladas de un combustible sólido que inicialmente será quemado en instalaciones industriales y que en el futuro pretende usarse para la elaboración de alcoholes y etanoles.

El documento, que prevé una inversión de más de 118 millones, prevé aumentar la capacidad del vertedero de Serín para que pueda ser utilizado doce o catorce años más, y potenciar el reciclaje con el fin de llegar al objetivo del 50 por ciento de residuos aprovechados al que la Unión Europea obligará a partir del año 2020.

En concreto, prevé que de los aproximadamente 520.000 toneladas de basura -"bolsa negra"- que anualmente se tratan en Cogersa, un 30 por ciento vaya al vertedero; otro porcentaje igual se destine a la fabricación del combustible sólido; un 13 por ciento a la fabricación de compost con la materia orgánica y otro 8 por ciento pueda ser objeto de reciclaje.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos