La reforma de las galerías de la AP-66 se llevaría los beneficios de seis años

Aucalsa pide a Fomento una «compensación» por los 46,95 millones que supone modernizar ventiladores, acequias y vías de escape

R. M. GIJÓN.

El Ministerio de Fomento de Magdalena Álvarez se puso estupendo cuando trasladó a la normativa española los requisitos mínimos de seguridad que la Unión Europea dictó en 2004. Bruselas graduaba la magnitud de los equipamientos en función del tráfico que tuviera cada tubo y su longitud. Los de menos de 500 metros quedaban fuera de la directiva. El Gobierno central eliminó esa cautela y se conjuró para actuar en todos los pasos subterráneos.

La ambición casaba mal con un país que, por culpa de la crisis, perdía capacidad de inversión. En medio de esa contradicción quedaban las concesionarias de autopistas. En Asturias un directivo de Aucalsa ya reconocía en 2009 que la magnitud de acequias separadas, sistemas de ventilación, televisión y galerías de escape demandados exponían a la empresa a «la inversión más grande desde la construcción» de la pista.

La concesionaria hizo los deberes. En julio de 2007 Tekia Consultores entregó un primer informe, madurado luego por la ingeniería Intecsa-Inarsa. Con los estudios la empresa empezó a pedir los permisos ambientales de las obras, pero entonces Fomento dio una esperanza. Asumida la factura que se avecinaba a unos y otros, se aconsejó parar hasta verificar si había modo de rebajar los estándares.

El año pasado, con los plazos echándose ya encima, el ministerio requirió a Aucalsa que actualizara sus proyectos y les pusiera cifras. La obra en los siete túneles que constituyen el 10% del itinerario de la AP-66 la estima en los 46,95 millones. Adecuar El Negrón a la norma se llevaría 22,52 millones, el paso de Barrios otros 7,69, mientras que el del Pando se presupuesta en 7,06.

Desde el año 2010 la concesionaria ha declarado unos beneficios antes de impuestos de 40,7 millones hasta el 31 de diciembre de 2016. Es decir, la obra consumiría todo lo ganado hasta la fecha, si se consideran también las ganancias de este curso. En su última memoria de gestión pidió una «compensación» por este esfuerzo, lo que podría venir por ampliarle el contrato de explotación, las tarifas o una subvención.

Fotos

Vídeos