Rescatan a un espeleólogo que se rompió el peroné a 900 metros de profundidad

Un momento del rescate del espeleólogo.
Un momento del rescate del espeleólogo. / SEPA

El castellonense fue trasladado en la jornada de ayer a Valencia en ambulancia para ser operado de la lesión

TERRY BASTERRA CARREÑA.

Un miembro del equipo de espeleólogos que trata por segunda vez en la historia de alcanzar el final de la Torca del Cerro del Cuevón, la sima más profunda de España que se adentra en las entrañas de la tierra hasta los 1.589 metros negativos, y una de las más complicadas del mundo por su orografía, sufrió un accidente cuando se encontraba a menos 900. Según explicaba ayer Carlos Flores, una de las personas que lidera la expedición, su compañero Daniel, de 33 años y vecino de Castellón, se resbaló en una repisa durante el descenso y se hizo lo que en principio parecía «un esguince de tobillo bastante serio».

Los hechos ocurrieron cerca del mediodía del martes. El herido no podía apoyar la pierna. Pese a ello consiguió ascender con la ayuda de sus compañeros hasta los 550 metros negativos, donde hicieron noche. El miércoles alcanzaron la entrada a esta sima situada en el concejo de Cabrales y que se encuentra a 2.200 metros de altura. Tras comunicar lo sucedido a la Guardia Civil, la Benemérita envió un helicóptero para rescatar al herido y a Flores. Al segundo lo dejó cerca de Poncebos para que recogiese su vehículo, mientras que al primero lo trasladó al Hospital de Arriondas.

En el centro sanitario comprobaron que lo que parecía un esguince era en realidad una rotura de peroné. El castellonense fue trasladado en la jornada de ayer a Valencia en ambulancia para ser operado de la lesión.

En el interior de la sima se han quedado dos compañeros a los que hoy se sumarán otros tres para proseguir con el reto de alcanzar el final de la Torca del Cerro del Cuevón.

Fotos

Vídeos