Rescatan a un montañero herido que se precipitó en la cara norte del Urriellu

Los dos montañeros, uno de ellos el herido, antes de ser rescatados en el Urriellu.
Los dos montañeros, uno de ellos el herido, antes de ser rescatados en el Urriellu. / SEPA

Estaba escalando la vía Pidal-Cainejo cuando cayó diez metros hasta quedar frenado por el seguro de la cordada que había instalado previamente

E. C. OVIEDO.

Un montañero de 39 años resultó herido ayer mientras escalaba la cara norte del pico Urriellu, en Cabrañes. Estaba subiendo por la cara norte, en concreto por la conocida vía Pidal-Cainejo, cuando se precipitó y cayó diez metros. El accidente se produjo cuando una laja de roca se desprendió de la pared por la que estaba ascendiendo. El montañero comenzó a rodar y afortunadamente quedó frenado por el seguro que previamente había colocado él y su compañera de escalada durante la instalación de la cordada de ascenso.

El afectado, que presentaba policontusiones, y una posible fractura de cúbito y radio, además de otra de tobillo, fue evacuado por el Grupo de Rescate de Bomberos del Servicio de Emergencias del Principado de Asturias (SEPA), a bordo del helicóptero medicalizado, al Hospital Comarcal de Arriondas, donde quedó ingresado.

El Centro de Coordinación de Emergencias recibió el aviso a las 8.41 horas. La llamada la realizó el guarda del refugio de Urriellu. En el aviso se indicó que había un chico accidentado en la cara norte del Urriellu, en las primeras terrazas de la vía Pidal-Cainejo. Inmediatamente se movilizó al Grupo de Rescate del SEPA, a bordo de la aeronave medicalizada, indicaron desde el SEPA a través de una de prensa. El afectado, junto a una compañera de escalada, estaba iniciando el ascenso de la citada vía en un día de buena visibilidad y temperaturas.

La escaladora que lo acompañaba fue la encargada de bajar al herido, desde donde se encontraba hasta el suelo, en la base del Urriellu. El Grupo de Rescate accedió a la zona y dejó en el lugar, primero a un bombero-rescatador y posteriormente, al médico-rescatador, que atendió e inmovilizó al afectado.

Cable de cuarenta metros

En una compleja operación de rescate, debido a la cercanía de la pared de la montaña, los rescatadores realizaron una operación de grúa, en la que se desplegaron casi cuarenta metros de cable, para izar la camilla con el herido y el médico. Una vez a bordo de la aeronave se procedió a su evacuación al Hospital Comarcal de Arriondas para ser atendido de las heridas.

Temas

Sespa

Fotos

Vídeos