Los Reyes Magos llegan con lluvia, nieve y una caída de las mínimas de 9,5 grados

El oleaje causó daños en el pavimento del paseo de Ribadesella. / NEL ACEBAL
El oleaje causó daños en el pavimento del paseo de Ribadesella. / NEL ACEBAL

La entrada de una borrasca pone en aviso a 18 provincias. Los chubascos serán generalizados, aunque menos fuertes por la tarde

R. MUÑIZ GIJÓN.

Llegan los Reyes Magos y acompañándolos entra desde el oeste una borrasca que anegará toda España, salvo las islas y el litoral mediterráneo. Son en total 18 provincias sobre las que la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) ha decretado el aviso amarillo. En Asturias se mantiene esa advertencia por fenómenos costeros, con oleaje de entre cuatro y cinco metros, el mismo que viene causando daños en parte de los paseos marítimos de la región. También porque en la cordillera y en los Picos de Europa existe entre un 40 y un 70% de probabilidades de que por encima de los 900 metros de altitud el día termine con un manto de nieve de unos ocho centímetros. En el suroccidente el pronóstico es parecido, aunque con espesores acumulados de cinco centímetros.

En el resto, el parte anticipa un viernes de cielo cubierto con lluvias y chubascos generalizados. Los más fuertes y persistentes se esperan en el extremo occidental, durante la primera mitad del día. La nota positiva es que la Aemet espera que la intensidad de los aguaceros vaya disminuyendo por la tarde. La cota de nieve empezará el día en los 1.600 metros de altitud, descendiendo hasta la horquilla de los 700-800.

Otra de las novedades será un desplome de las temperaturas mínimas. Es decir, habrá un poco más de frío durante el día, pero por la tarde y la noche será cuando la sensación de invierno regrese con crudeza. Ayer la base que la Aemet tiene automatizada en el campus de Viesques registró una mínima de 16,5 grados durante la madrugada. Hoy el pronóstico es que el mercurio se contraiga 9,5 grados, es decir, que baje hasta los siete.

Los cálculos de los meteorólogos anticipan que continuará la fuerza del viento. Ayer en el cabo Busto se anotaron ráfagas de 94 kilómetros por hora, lo que supuso la tercera mayor del país. El fenómeno no se limitó a la costa. En Taramundi a media tarde se alcanzaron los 85.

El mal tiempo se quedará todo el fin de semana. El sábado el parte describe un día de precipitaciones generalizadas, con posibilidad de brumas y bancos de niebla en cotas de montaña. Se esperan nevadas ya por encima de los 600 metros y un nuevo desplome térmico, que esta vez se cebará con las máximas. Durante las horas centrales del día se alcanzarán entre seis y siete grados menos que hoy. La Aemet considera que las heladas serán generalizadas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos