Riopedre pide al Supremo la anulación de su condena por el 'caso Renedo'

José Luis Iglesias Riopedre, junto a su abogado, Sergio Herrero./DANIEL MORA
José Luis Iglesias Riopedre, junto a su abogado, Sergio Herrero. / DANIEL MORA

La defensa del exconsejero, que fue condenado a seis años de prisión, ha presentado un recurso de casación

EL COMERCIO / AGENCIASOviedo

El exconsejero de Educación, José Luis Iglesias Riopedre, condenado a seis años de prisión por el 'caso Renedo', ha presentado, tal y como adelantó EL COMERCIO, un recurso de casación ante el Tribunal Supremo para pedir la anulación de su condena. Riopedre, que fue considerado culpable de los delitos de prevaricación, fraude, cohecho y falsedad en documento mercantil, ya había anunciado su desacuerdo con la sentencia, tras la que volvió a defender su inocencia asegurando que recurrirá «hasta donde haga falta» para demostrar su «honradez».

Según el recurso de casación presentado por su letrado, Sergio Herrero, son varios los motivos que se apuntan para pedir dicha anulación. Entre ellos se destaca que «el Tribunal sentenciador considera acreditados los hechos delictivos objeto de la condena dictada sin prueba suficiente de ellos que pueda racionalmente considerarse de cargo, ya que, pese a existir aparentes fuentes de prueba, han sido apreciadas de forma incompleta e ilógica».

En el escrito, se asegura, entre otras cuestiones, que «resultaron infringidos los preceptos constitucionales que tutelan la inviolabilidad domiciliaria», o que «se ha violado el derecho fundamental al secreto de las comunicaciones telefónicas». También, que Iglesias Riopedre «no dispensó nunca trato de favor alguno a cualquier persona o empresa, ni pidió a nadie, ni recibió de nadie, ninguna remuneración, gratificación, regalo o recompensa por sus decisiones como consejero de Educación» y que «ni conoció, ni consintió las posibles irregularidades que pudiera haber cometido María Jesús Otero respecto a adjudicación contractuales, en el cas0 de que realmente sucedieran» ya que, en ste sentido, «la sentencia declara injustificadamente como acreditado, no hay ni se menciona prueba alguna distinta a la mera convicción interna del propio tribunal sentenciador».

Otros de los motivos en los que se basa el recurso de casación presentado ya ante el Supremo se refieren a la infracción de ley y al error en la apreciación de la prueba, así como a la falta de claridad del fallo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos