Los habitantes de Avilés, Langreo, Corvera, Boal y Gijón llevan la vida menos sana

Los habitantes de Avilés, Langreo, Corvera, Boal y Gijón llevan la vida menos sanaGráfico

«La nutrición de los adultos en los municipios más industrializados es mejorable», según revela el último Observatorio de Salud para Asturias

Laura Mayordomo
LAURA MAYORDOMOGijón

«La salud no es una única dimensión». Influyen en ella aspectos como el estilo de vida (si uno es fumador, bebe alcohol, hace ejercicio, lleva una buena alimentación o, en cambio, abusa de la comida rápida y las bebidas azucaradas). También intervienen factores socioeconómicos (si se está empleado o se recibe el salario social básico, qué estudios se tienen, a qué tipo de familia pertenece o si se está en riesgo de exclusión), la calidad ambiental de la zona donde reside y la calidad del sistema sanitario. Son lo que se denominan «factores determinantes» del estado de salud de los asturianos. 25 de ellos se han tenido en cuenta para elaborar el quinto Observatorio de la Salud para Asturias, un ranking por municipios pionero en Europa que se viene realizando desde 2011.

Atendiendo a estos factores, cinco municipios eminentemente rurales -Illano, San Martín de Oscos, Yernes y Tameza, Santo Adriano y Allande- son los mejores clasificados. Y Avilés, Langreo, Corvera, Boal, Gijón y Oviedo, por este orden, los peor situados. Entre otras cuestiones porque «la nutrición de las personas adultas es mejorable», sobre todo en los concejos más industrializados, donde se ha detectado un mayor consumo de alimentos precocinados y de refrescos, dos elementos que hasta ahora no se habían analizado en el marco de este estudio. Por ejemplo, Avilés sale perjudicado en esta foto fija de los concejos más o menos saludables en primer lugar por la contaminación industrial, pero también por el mayor consumo de bebidas azucaradas. En Langreo, es la tasa de sedentarismo y el consumo de alcohol, entre otros factores, lo que le sitúa en los puestos finales del ranking. Y a Corvera, además de la dieta pobre en frutas y verduras que siguen sus vecinos, no le ayuda el hecho de tener unos niveles de prevalencia de perceptores del salario mínimo de inserción por encima de la media de Asturias y un menor soporte social no institucional.

La cuestión no es baladí. Según puso de manifiesto el técnico de Salud Pública Mario Margolles, «los municipios que hoy tienen peores determinantes son los que en el futuro probablemente tendrán peores resultados de salud», auguró durante la presentación de los resultados del Observatorio de Salud 2018, ayer en Oviedo.

Mejor en el Occidente

Se da la circunstancia de que todos los concejos peor situados en esa clasificación -a la que se llega teniendo en cuenta los años potenciales de vida perdidos y la valoración que sus habitantes hacen de su estado de salud- se sitúan en la zona oriental de la región. Son, por este orden, los de Ponga, Onís, Cabrales, Cabranes y Panes. En sentido contrario, los asturianos con mejores resultados de salud -según su apreciación subjetiva y los datos objetivos de mortalidad prematura- son los de Caravia, Sobrescobio, Boal, Coaña y Taramundi. Todos ellos en la zona central y occidental de la región.

¿Por qué esos distintos resultados entre alas? Margolles cree que puede responder a que los habitantes de los municipios encuadrados en las áreas sanitarias I y II -las de Jarrio y Cangas del Narcea- «pueden tener otra apreciación a la hora de contestar» a la pregunta '¿Cómo diría usted que es su estado de salud a día de hoy: muy buena, buena, regular, mala, muy mala?'. Las respuestas son, por lo general, más positivas en el occidente que en el oriente, donde prácticamente uno de cada cinco vecinos responde que «mala o muy mala.»

En cualquier caso, subrayó Margolles, el dato más determinante a la hora establecer los resultados de salud por municipios es el de los años potenciales de vida perdidos. Éste se obtiene de la suma, en todas aquellas personas que fallecen, de los años que habrían vivido si se hubieran cumplido las esperanzas de vida previstas para su entorno. En el caso de Asturias, se tomó como edad límite la de 70 años.

En una valoración general de los resultados de este último ranking por municipios, el director general de Salud Pública, Antonio Molejón destacó que la mayoría de los indicadores mejoran con respecto a años anteriores. Especialmente en lo referido a la calidad ambiental. Ésta, pese a la percepción ciudadana, «mejoró enormemente en los últimos veinte años». Y eso se ha traducido en que su peso como indicador en este estudio, tanto en lo relativo a la contaminación industrial como a la del tráfico rodado, se ha modificado a la baja. «El avance no es tan sensible en parámetros que afectan al ámbito socioeconómico aunque varios de ellos también mejoran parcialmente», añadió Molejón.

El Observatorio de Salud pretende servir de herramienta para definir los territorios y aspectos en los que incidir para mejorar la calidad de vida y la salud de la población. El informe está disponible en su portal digital, que recibió el Premio a la Mejor Web de Asturias 2018 de EL COMERCIO.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos