La salud mental del 9,4% de los niños «presenta valores anormales»

La salud mental del 9,4% de los niños «presenta valores anormales»

Uno de cada diez tiene asma y 6.000 menores no pueden calentar la casa «lo suficiente»

RAMÓN MUÑIZGijón

La crisis económica ha repercutido directamente en la salud de los menores asturianos, según acredita una encuesta realizada por el Principado a 2.047 padres o familiares de críos de menos de quince años. «Me parece preocupante que haya un 6% que en su hogar no tengan la temperatura suficiente durante el invierno; eso son 6.000 niños y niñas y significa mayor humedad, frío, catarros, asma, alergias, etcétera», explicó Mario Margolles, técnico de Salud Pública del Principado y coordinador de la investigación. La administración hizo un sondeo anterior en 2009 y desde entonces la salud de los menores «ha mejorado en líneas generales» pero «el factor que más ha empeorado es el nivel de empleo de los padres; para eso está el Estado, para intentar compensar las desigualdades que se generan en función del patrón mercado», valoró.

Uno de cada diez críos tiene asma. Es una proporción que ha menguado en una dolencia «con un gran componente biológico pero que tiene también otros determinantes: las familias con estudios primarios tienen un riesgo un 50% superior de tener niños con asma», desveló Margolles. Al final la prevalencia de las enfermedades «está determinada biológicamente, pero también educativa, social y económicamente», abundó.

El trabajo descubre que «las pautas de consumo no son muy saludables, con una proporción muy grande de un 30% de niños que nunca consumen fruta fresca o vegetales». Por contra la ingesta de carne roja y embutidos "es exagerada" y también se abusa en Asturias del pescado. Los menores asturianos hacen más deporte que los adultos, pero con todo los resultados «son insuficientes», con un 10% de niños que no hacen ningún tipo de ejercicio y entre un 25 y un 30% que admiten hacerlo «ocasionalmente». «Aquí las niñas hacen muchísimo menos ejercicio físico que los niños», anotó Margolles.

En lo tocante a la salud mental «globalmente un 9,4% de niños y niñas presenta valores anormales, con probable o riesgo de mala salud mental», expone el tríptico que la Consejería de Sanidad divulgará con los principales resultados. «Casi todos los niños y niñas, salvo los muy pequeños, utiliza móvil o tablet» y su promedio de uso es de unos dos días a la semana, durante poco más de dos horas diarias. «No hemos analizado las consecuencias que eso tiene para la salud, lo que sí vimos en 2009, cuando los móviles no estaban tan integrados en la vida de los niños, es que su uso condicionaba las respuestas de salud mental, que los niños que dedicaban mucho tiempo a jugar a videojuegos tenían luego resultados anormales en términos de salud mental», ilustró el técnico de Salud Pública. «Los niños que jugaban en el parque tenían una escala social perfecta» si bien la privación de dispositivos electrónicos estaba luego relacionada con otra serie de dificultades futuras, matizó.

Los padres, madres y familiares que se enfrentaron a los cerca de 45 minutos que duraron las entrevistas concluyeron en un 14% de los casos que «hay mucha contaminación industrial», un 6% se quejó de «los animales molestos», y otro 5% consideró que el agua del grifo era mala para el consumo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos