«Sanidad dejó súbitamente de enviarnos pacientes; no sé el motivo»

Francisco Kovacs, en una foto tomada en Baleares.
Francisco Kovacs, en una foto tomada en Baleares. / E. C.

Francisco Kovacs, médico e investigador especialista en dolencias de la espalda. Tras un 'boom' que se inició en la década de los 90, los servicios de salud, entre ellos el Sespa, han rescindido sus conciertos con esta clínica, famosa por su terapia con grapas

LAURA FONSECA GIJÓN.

Fue todo un acontecimiento asistencial a finales de la década de los 90, con pacientes a los que no les importaba aguardar meses y meses para conseguir una consulta. La clínica Kovacs, especializada en trastornos de la espalda, se hizo famosa por su tratamiento con grapas, llamado neurorreflejoterapia, por el que llegó a concertar actividad con el Servicio de Salud del Principado (Sespa). Su máximo exponente es Francisco Kovacs, médico e investigador mallorquín de 53 años, que actualmente dirige la Red Española de Investigadores en Dolencias de la Espalda del Hospital Universitario HLA-Moncloa, en Madrid.

-La clínica Kovacs ya no está más en Asturias. ¿Qué ha pasado?

-A finales de 2015, la Consejería de Sanidad ordenó súbitamente al Servicio de Salud del Principado que dejara de derivar pacientes a la Fundación Kovacs. Si los enfermos no podían beneficiarse de su presencia, no tenía sentido que la fundación permaneciera en el Principado.

-¿Cuántos años duró el concierto de actividad con el Sespa?

-Diez.

-¿Le han dicho el motivo por el cual fue suspendido?

-No.

-La Consejería de Sanidad explicó a EL COMERCIO que dejó de derivar enfermos porque «ya disponía de dotación propia de medios humanos y tecnológicos para que esos pacientes fueran atendidos en el servicio público» asturiano.

-El Sespa siempre contó con excelentes profesionales, pero las pruebas científicas confirman que la intervención neurorreflejoterápica (NRT) es efectiva y eficiente para unos pacientes concretos que actualmente carecen de otro tratamiento que haya demostrado obtener resultados comparables.

-¿No podría haberse quedado en Asturias solo con actividad privada?

-La Fundación Kovacs fue creada para ayudar a la sanidad pública, asistencialmente y realizando investigación para mejorar los tratamientos para las dolencias de la espalda. De hecho, representa el 90,5% de la investigación española en ese campo. La estructura de la fundación no fue diseñada para ser una red de clínicas privadas; no habría servido para eso.

-Hay voces que aseguran que el tratamiento de neurorreflejoterápica que acuña Kovacs, lo que se conoce como terapia de grapas en la espalda, es medicina alternativa sin evidencia científica.

-La cortesía aconseja escuchar todas las voces, incluidas las que opinan sin conocimiento o interesadamente, pero las pruebas científicas son claras y sólidas, e incluyen ensayos clínicos a doble ciego (en los que participantes y observadores no saben quién es el grupo que recibe el placebo y cuál el experimental), estudios de coste-efectividad, análisis de vigilancia post-implantación, revisiones sistemáticas de la colaboración Cochrane y análisis de organismos encargados de elaborar guías de práctica clínica de ámbito internacional. Si se hubiera detectado cualquier aspecto que cuestionara la fiabilidad de esas pruebas, se habría notificado a las revistas científicas que las publicaron, pero en veinticinco años no sucedió.

-Las comisiones de Neurología y Neurocirugía del Sistema de Salud ya en 2002 no le dieron su apoyo y equiparaban la neurorreflejoterapia a una suerte de terapia placebo.

-Creo que hay un error. Esas comisiones diseñan la formación especializada de neurólogos y neurocirujanos, pero carecen de los recursos necesarios para valorar una tecnología concreta o de las competencias para apoyarla. En 2002 aclararon a una funcionaria del Ministerio de Sanidad que la intervención NRT no formaba parte de sus especialidades ni se enseñaba en su periodo de formación MIR, lo que nadie duda. Pero, obviamente, no opinaron sobre su eficacia versus placebo.

-Algunos especialistas nos han remitido revisiones publicadas en la base de datos de estudios científico-médicos PubMed donde se asegura que la terapia aludida no es efectiva para ninguna afección.

-Esas revisiones concluyen que la «reflexología podal», consistente en dar masajes en los pies, carece de pruebas científicas de eficacia, lo que obviamente resulta irrelevante para la intervención NRT. Los estudios y revisiones sistemáticas referidas a NRT son fáciles de localizar, también en PubMed, y reflejan la solidez de las pruebas que demuestran su eficacia. Hay, también, enlaces en la revisión Cochrane.

La llegada de Podemos

-Dice que fue la llegada de Podemos al Gobierno de Baleares, donde Kovacs mantenía la principal actividad en el país, la que forzó la anulación del concierto de actividad con el servicio balear de salud. ¿Por qué iba a hacer eso Podemos?

-En la pasada legislatura, la actual presidenta lideraba la oposición al Gobierno del PP y presentó una proposición para asegurar que, dada las evidencias de su eficacia y el ahorro que generaba, la intervención NRT no fuera afectada por los recortes. Fue aprobada unánimemente por todos los grupos políticos. Desconozco si la decisión de hacer lo contrario al llegar al Gobierno responde a que su criterio es cambiante, a la imposición de sus socios de gobierno, al enfrentamiento entre facciones dentro de cada partido o a los pactos entre ellos.

-Otros opinan que molestaba la relación que la clínica Kovacs mantiene con la Casa del Rey. ¿Qué opina?

-No entiendo qué tendría que ver eso con el hecho de privar voluntaria y conscientemente a unos pacientes de un tratamiento que necesitan, y que además demostró fehacientemente generar ahorro al erario.

-Perdone que insista, pero lo que su fundación presentaba como ahorro para la sanidad pública (unos 64 millones de euros en Baleares en una década) sus detractores lo calificaban como «dinero público despilfarrado en pseudoterapias».

-El cálculo del ahorro neto generado por la intervención NRT a la sanidad pública no lo realizó la Fundación Kovacs, sino la propia consejería balear, como también lo hizo la asturiana basándose en sus propios datos. El uso de la intervención NRT demostró científicamente reducir gastos, en fármacos y cirugía, de manera que genera un ahorro neto equivalente a aproximadamente cuatro veces el coste de aplicación de la tecnología; de ahí surge el ahorro neto.

-¿Qué es lo que hace usted ahora?

-De los cincuenta investigadores del mundo con más producción científica en las dolencias de la espalda, solo trece somos europeos y solo tres tenemos actividad clínica, por lo que en los últimos diez años he recibido ofertas de España y del extranjero. Al extinguirse la fundación, me sentí libre para valorarlas y escogí la del Grupo ASISA-HLA. Sigo haciendo lo mismo, aunque ahora en el ámbito privado.

Más información

Fotos

Vídeos