Sanidad inicia un programa para que niños y embarazadas se midan la glucosa sin pincharse

R. M. GIJÓN.

Un discreto sensor, pegado a la piel, capaz de medir automáticamente y almacenar las lecturas de glucosa, y un lector que escanea esos niveles y se los confirma al usuario. En eso consiste el programa piloto que va a implantar Sanidad en pacientes con diabetes de tipo I. Para esta primera experiencia se seleccionarán a menores de entre 4 y 18 años y a mujeres embarazadas. La principal virtud del sistema es que permite a los usuarios medirse la glucosa sin tener que pincharse varias veces al día. Además de la mejora en la calidad de vida, se estima que reducirá los periodos de hipoglucemia en un 50%.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos