Sanidad prevé 515 jubilaciones de médicos en dos años

Del Busto, en la Junta. / EFE

El Simpa reclama una revisión del plan de recursos humanos y que se permita al personal que lo desee seguir trabajando después de los 65

L. M. GIJÓN.

La advertencia la expresó el consejero de Sanidad esta semana: «Nos jugamos el sistema de salud por la falta de especialistas». El asunto preocupa por igual al Gobierno regional, a la oposición y a los propios afectados. La escasez de médicos para cubrir las demandas derivadas de las próximas jubilaciones en la red sanitaria asturiana no es asunto baladí. En los dos próximos años, según cifras aportadas por el propio consejero, Francisco del Busto, serán 515 los médicos que abandonen la actividad al cumplir la edad de 65 años.

515 plazas de difícil relevo porque, como reconoció Del Busto, en los últimos diez o quince años ni las facultades de Medicina, ni las comunidades autónomas, ni el ministerio «hemos hecho los deberes. No se ha hecho un estudio claro sobre las necesidades». En sede parlamentaria, el consejero de Sanidad apuntó que la solución al problema pasa por una acción coordinada entre todas las comunidades autónomas y el Ministerio de Sanidad para terminar con el techo de la tasa de reposición y los límites establecidos en formación.

El Sindicato Médico (Simpa), por su parte, considera «urgente» revisar el plan de recursos humanos del Servicio de Salud del Principado (Sespa) y plantean, como medida transitoria, que se permita a los facultativos que cumplan 65 años continuar con la actividad si están adscritos a servicios en los que no hay paro. Es el caso, ponen por ejemplo, de las especialidades de Pediatría o Medicina Comunitaria y de Familia. «Hay que buscar una solución pronto y hay que ponerse en serio», apremia Antonio Matador, secretario general del Simpa, quien eleva a cerca de 1.200 la cifra de jubilaciones de médicos que se van a producir en Asturias de aquí a 2022. «Estamos muy preocupados con lo que va a pasar en los próximos años», insistió Matador.

En la misma línea se expresaron las presidentas del PP y Foro, Mercedes Fernández y Cristina Coto, respectivamente, tras reunirse recientemente con los responsables del Simpa. Ambas instaron al Principado a disponer de un 'plan b' que permita hacer frente a la inminente jubilación de cientos de médicos tanto en Atención Primaria como en Atención Especializada.

Fotos

Vídeos