Santiago García Granda pide poder hacer contratos indefinidos a los investigadores

E. C. GIJÓN.

El presidente de la Comisión Sectorial de Investigación del Grupo 9 de Universidades (G9) y rector de la Universidad de Oviedo, Santiago García Granda, abogó ayer por favorecer los contratos indefinidos en las instituciones académicas para solucionar el encadenamiento de contratos de los investigadores, un problema «realmente grave», manifestó. «Eso se puede solucionar muy fácil, como se hace en otras administraciones, mediante la contratación indefinida, que permite prescindir de un determinado trabajador con todas las garantías cuando finaliza una determinada tarea», expuso.

Tras dos jornadas de trabajo en la capital cántabra, García Granda ofreció ayer las conclusiones de la comisión. Entre otras cuestiones, remarcó que pese a que la coyuntura económica del país parece mostrar signos de recuperación, esto no se ha traducido, por el momento, en un incremento de los fondos dedicados a la investigación. Así, García Granda subrayó que se mantiene el nivel de recorte que supone una reducción alrededor del 36% en esos fondos en los últimos siete años, lo que a su juicio pone en «grave riesgo» el nivel de competitividad y relevancia internacional que la investigación española alcanzó antes de la crisis económica. Al debilitamiento de los fondos estatales dedicados a los programas de investigación (1,19% del PIB), García Granda añadió el estancamiento de la inversión privada en programas de I+D+i que son capaces de compensar la falta de inversión pública en los niveles en los que lo hacen otros países desarrollados.

Insistió asimismo en la necesidad de recuperar los niveles de atención a los programas de recursos humanos en el Plan Estatal de I+D+i, en particular los programas Ramón y Cajal y Juan de la Cierva, ya que constituyen un «excelente método» de selección de jóvenes investigadores para asegurar el relevo generacional.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos