«Transfundiría mi sangre al consejero si con eso lograra el nuevo grado de la EPI»

El rector de la Universidad, Santiago García Granda, en el momento de la donación de sangre. / PABLO LORENZANA
El rector de la Universidad, Santiago García Granda, en el momento de la donación de sangre. / PABLO LORENZANA

El rector de la Universidad se suma a la campaña de EL COMERCIO para promover las donaciones sanguíneas en Asturias

Laura Fonseca
LAURA FONSECAGijón

Llega a la Escuela de Ingeniería de Minas de Oviedo dispuesto a romper con su aprensión a las agujas. Santiago García Granda (Verdicio, 1955), rector de la Universidad de Oviedo, acepta la invitación de EL COMERCIO para participar en la campaña 'Donando sangre con...', reportajes con los que el periódico busca que personalidades de la región muestren su cara más solidaria con la donación.

García Granda lo hace en la sala de profesores de Minas, donde se ha habilitado un espacio para la campaña de donantes que cada año desarrollan los estudiantes. El rector recoge el testigo que hace un mes dejó en estas mismas páginas la alcaldesa de Gijón, Carmen Moriyón.

-Es su debut como donante de sangre, ¿verdad?

-Sí, nunca antes había donado.

-¿Y qué tal?

-Muy bien, la verdad. Ha sido una experiencia muy agradable.

-¿Incluido el pinchazo?

-Ni me enteré. El miedo era infundado.

-Tengo curiosidad por saber porqué no había donado antes, ¿no se lo había planteado o es de los que les asustan las agujas?

-Más bien lo segundo (risas). Debo confesar que tengo cierto miedo a las agujas y algo de aprensión a ver sangre.

-Bueno, según el personal del Centro Comunitario de Sangre y Tejidos no es usted el único, es algo que le pasa a mucha gente. ¿Qué le diría ahora a los que dicen tener miedo a donar por el pinchazo?

-Que se animen, que no es nada, ni te enteras.

-Los estudiantes colaboran con el Centro Comunitario en la promoción de la hemodonación, ¿cree que se animarán aún más al ver al 'jefe' poniendo el brazo?

-Ojalá... Por lo menos espero no perjudicar a la causa.

-¿Sabe su grupo sanguíneo?

-Sí, es el A positivo.

-¿Le han dicho a dónde irá la sangre que dio?

-Supongo que irá al banco de sangre del Centro Comunitario y si es buena (risas) se empleará en intervenciones quirúrgicas o tratamientos médicos. Si te pones a pensarlo donar sangre es un gesto muy bonito.

-Como rector, ¿se hace 'mala sangre'?

-No, soy muy tranquilo.

-... Y con la política educativa, ¿tampoco?

-Qué va, soy peleón pero intento empatizar y entender a quien está al otro lado...

-¿Incluso cuando el consejero de Educación le rechaza el grado de Organización Industrial en la EPI de Gijón?

-(Risas). Incluso.

-A lo mejor si le hiciera una transfusión sanguínea al consejero le acabaría aprobando ese ansiado nuevo grado.

-(Risas). Si así lo convenciera, le transfundiría el medio litro de sangre que acabo de donar y lo que hiciera falta. No obstante, creo que el consejero está medio convencido ya, así que no creo que haga falta llegar a esos extremos.

-¿Cómo diría que es su sangre como rector?, ¿temperamental?, ¿apasionada?, ¿tranquila?

-Me considero una persona tranquila.

-¿Necesita la Universidad de Oviedo renovar aún más su sangre?

-Sí, sí, la renovamos cada año pero necesitamos renovar la sangre de la plantilla de profesores, investigadores y administradores.

-¿A quién animaría a dar sangre?

-Invitaría a todas las personas que puedan hacerlo, es por una buena causa, no cuesta nada y ayuda muchísimo.

-¿Repetirá?, como donante de sangre, digo, porque para lo de rector imagino que es todavía pronto.

-Claro que donaré más veces pero ya sin focos y sin cámaras. Quedé muy a gusto con la experiencia, me han tratado muy bien.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos