Una segunda denuncia sugiere vertidos ilegales en la variante de Pajares

Un extrabajador calcula en 1,6 millones de toneladas el material enterrado sin reciclar. La fiscalía ya seguía la pista de otro escrito similar

J. C. LEÓN.

Morteros, hormigones con aditivos, plásticos, maderas, lonas de ventilación, cintas transportadoras rotas y viejas, tubería de plástico de conducción eléctrica y todo tipo de residuos de obra. Durante años todos estos residuos, derivados de las obras de la variante de Pajares, fueron supuestamente depositados de forma ilegal en vertederos fuera de control en la vertiente leonesa de esta actuación.

Así lo sugiere la denuncia que ayer trasladó a la Fiscalía de León un extrabajador de las obras. Respalda su escrito con fotografías tomadas por él mismo y aportadas por otros compañeros de obra y en las que se aprecia la presencia de residuos enterrados sin ningún tipo de reciclaje.

«He entregado todas las pruebas porque lo que ha ocurrido allí es terrible, es un delito medioambiental sin precedentes y nadie ha querido hacer nada ni solucionar el problema», afirmó. Su escrito se centra en hechos que pudieron ocurrir en los municipios leoneses de Pola de Gordón y La Robla. El denunciante afirma que la declaración de impacto ambiental obligaba a llevar los residuos a un centro de tratamiento registrado, algo que, a su juicio, no ocurrió. «No se cuidaban de nada, actuaban con total impunidad día y noche los 365 días», aseguró. El hombre calcula en 1,6 millones los desperdicios de la obra indebidamente enterrados.

La fiscalía leonesa ya recibió hace ahora un año otra denuncia similar cursada por Ciudadanos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos