Segundo minero accidentado en menos de 24 horas en el suroccidente

El minero herido en Boinás mejora, aunque sigue en Cuidados Intensivos. / SEPA
El minero herido en Boinás mejora, aunque sigue en Cuidados Intensivos. / SEPA

Un hombre de 50 años recibió un golpe en el pecho en una explotación en Cangas. El otro herido, en Boinás, sigue en la UCI del HUCA

DAVID SUÁREZ FUENTE CANGAS DEL NARCEA.

Segundo accidente minero en el suroccidente asturiano en menos de 24 horas. Si el lunes un derrabe provocaba un herido en Boinás, ayer era en el concejo de Cangas del Narcea donde tenía lugar otro accidente. Un hombre de cincuenta años y nacionalidad polaca resultaba herido en la explotación minera de Carbonar, en Vega de Rengos. Este trabajador, residente en Tineo, recibió un golpe en el pecho, en circunstancias que todavía se están investigando, mientras realizaba labores de mantenimiento en el yacimiento minero.

Según datos facilitados por el Servicio de Atención Médica Urgente (SAMU) el herido presentaba, a expensas de más pruebas y hasta nueva valoración médica, un traumatismo costal de pronóstico reservado. Fue atendido en el lugar del accidente por el equipo de Atención Primaria del centro de Rengos y evacuado en ambulancia al Hospital Carmen y Severo Ochoa.

El accidente se produjo antes de las nueve de la mañana. El Centro de Coordinación de Emergencias del 112 Asturias recibió el aviso de lo sucedido cuatro minutos después de las cuatro. En la llamada explicaban que un trabajador había recibido un fuerte golpe en el pecho en la séptima galería del interior de la mina. El hombre, que no llegó a perder la consciencia a pesar del fuerte dolor, fue sacado al exterior por sus compañeros.

El presidente del comité de empresa, José Manuel Linde, apuntaba que «fue un accidente fortuito». Una pieza de madera que transportaba le golpeó en el pecho, produciéndole un traumatismo torácico que le afectó al pulmón, indicó. Linde destacó la celeridad con la que se evacuó al herido. «Fue muy rápido», dijo, al tiempo que matizó que aunque se cumplan todos los protocolos de seguridad, siempre puede haber «fallos humanos o exceso de confianza».

El alcalde cangués, José Víctor Rodríguez, lamentaba lo ocurrido y confirmaba que el accidente no había sido consecuencia de un derrumbe. El herido se encuentra ingresado en Reanimación y de momento no ha sido necesario operarle. Su pronóstico es reservado.

Por otra parte, el trabajador que quedó atrapado por las piernas en la mina de Orovalle, en Boinás, continúa ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos del HUCA, donde «evoluciona favorablemente», aseguraron fuentes de la empresa en la tarde de ayer.

Este minero, de 39 años, presentaba un cuadro con politraumas, especialmente en las piernas, y tuvo que ser evacuado por el helicóptero del Servicio de Emergencias del Principado de Asturias (SEPA).

En ambos accidentes la intervención de los compañeros fue imprescindible para sacar a los heridos de las galerías en las que se encontraban trabajando hasta el exterior. Con su rápida intervención, de hecho, facilitaron la asistencia sanitaria y evitaron que hubiera de desplegarse una operación de rescate de mayor envergadura que podría poner en peligro la vida de los rescatadores y de los propios trabajadores.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos