Servicios Sociales niega pérdida de empleo en la atención a menores tutelados

Servicios Sociales niega pérdida de empleo en la atención a menores tutelados
Mario Rojas

Pilar Varela ha explicado que lo que hay es un cambio de ubicación de los 22 trabajadores de la UPA del Materno Infantil

EFE

La consejera de Servicios y Derechos Sociales, Pilar Varela, ha negado hoy que los cambios llevados a cabo en el sistema de atención a menores tutelados del Principado se enmarquen en una tendencia privatizadora y ha asegurado que no se prevé una pérdida de empleos.

En la Comisión de Servicios y Derechos Sociales de la Junta General, preguntada por el traslado de los menores de la Unidad de Primera Acogida (UPA) del Materno Infantil al centro Los Pilares, de Oviedo, lo que conlleva el traslado de trabajadores, la consejera ha defendido que el nuevo proyecto "no implica una modificación sustancial de las condiciones" de los puestos de trabajo, que mantienen "las mismas características".

Lo que hay, ha explicado, es un cambio de ubicación de los 22 trabajadores de la UPA del Materno Infantil, de manera que el coordinador pasará a la sede del instituto y los 21 trabajadores se repartirán entre los distintos centros dedicados a la atención a menores.

Según ha relatado, el 18 de enero se informó al Comité de Empresa de los cambios y se trasladó a los 21 empleados que tendrían que elegir sus preferencias de destino, ya que nueve trabajadores pasarán al centro Los Pilares; dos, al Materno Infantil; 5 al Campillín y cinco, al centro de Colloto.

A preguntas de la diputada de Podemos Rosa Espiño, Varela ha señalado que en el caso de que la reorganización salga mal, la responsable es quien toma la decisión, que es ella misma.

En una sesión marcada por la presencia de invitados con carteles contra el cierre de la UPA del Materno Infantil, los representantes de los grupos han preguntado por las críticas de los trabajadores a la directora del centro.

A este respecto, Varela ha indicado que es "consciente" del clima laboral de la UPA y ha señalado que tal y como ha visto el informe de Riesgos Laborales de este mes de diciembre también ha leído uno de 2013 en el que se critican "cosas bastante parecidas" pese a que había una dirección diferente.

Por otra parte, la consejera ha negado que los cambios impulsados en el sistema de protección de menores sean una "ocurrencia" y ha defendido que el centro Los Pilares, de Oviedo, es el "más apropiado" para llevar a cabo los tres programas de atención a menores tutelados: atención inmediata, media estancia y un tercero, de vida independiente.

Además, ha rechazado que el de Los Pilares sea "un macrocentro", ya que tendrá 37 plazas atendidas por 53 personas, las 44 actuales y las 9 que vendrán de la UPA.

El diputado del PP Matías Rodríguez Feito ha afirmado que no comparte "ni las prisas, ni las formas" en los cambios llevados a cabo para la unificación de las unidades de primera acogida, y ha considerado que los cambios anunciados son "una enmienda a la totalidad" de la gestión del ejecutivo autonómico.

Rodríguez Feito ha tildado de "urgente" desarrollar una nueva Ley del Menor, ha advertido de que no permitirán una reducción de plazas asistenciales y puestos de trabajo y ha pedido que busque el acuerdo con los trabajadores.

La parlamentaria de IU Marta Pulgar ha sospechado que los cambios en la UPA son "una medida casi disciplinaria y represiva" ante el clima de la UPA del Materno Infantil y ha pedido consensuar con los profesionales el modelo de futuro.

Por su parte, la diputada de Podemos Rosa Espiño ha considerado que las explicaciones de la consejera no justifican una "remodelación con tanta premura" y ha precisado que no se oponen a los cambios, sino a la forma de llevarlos a cabo, que puede ser legal, pero una "barbaridad educativa".

Por último, la parlamentaria de Ciudadanos Diana Sánchez ha señalado que no se oponen a adaptar los centros a la legislación estatal, sino a que los cambios se hagan "a golpe de impulso".

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos