La sidra espumosa sigue al alza

La sidra espumosa sigue al alza

Los principales productores de Asturias afirman estar preparados para responder a un fuerte incremento de los pedidos si hay boicot al cava

EL COMERCIO

La sidra espumosa se expande, con un crecimiento este año de los principales productores de entre un cinco y un quince por ciento. Preguntados por si la situación en Cataluña y un posible boicot de los consumidores a los productos procedentes de la citada comunidad está detrás de esa evolución positiva, los responsables de los principales llagares elaboradores de ese tipo de producto evitan relacionar el crecimiento con una circunstancia concreta y se limitan a constatar que las perspectivas de venta para Navidad son favorables.

María Cardín, responsable de comunicación de El Gaitero, afirma que un incremento de pedidos de en torno al 5% se puede considerar «lógico» en una empresa. De hecho, cita que el aumento de otros años, sin ‘caso catalán’, ha sido similar. Pero todavía queda calendario por recorrer hasta Navidad y otra cosa es lo que pueda ocurrir a partir de ahora. Los datos disponibles se refieren al suministro «de implantación» en el mercado con vistas a la campaña de Navidad, es decir, a lo que se podría denominar pedido ordinario dentro del periodo, también extraordinario, que se avecina, pero no es descartable que en fechas más inmediatas a las fiestas se produzcan novedades.

En Asturias hay dos grandes empresas elaboradoras de sidra espumosa, que se identifican con las marcas El Gaitero y Mayador, y una tercera más incipiente, relativamente nueva en el ámbito de los espumosos, que es Trabanco.

Consuelo Busto, gerente de Mayador, indicó a EL COMERCIO que «de momento no hemos detectado un incremento sustancial de la demanda, pero suponemos que lo habrá. Al menos, escuchamos en los mercados que podría ser así. El cava es un producto muy emblemático de Cataluña y si los consumidores realizan algún tipo de boicot, es fácil que lo excluyan de las fiestas».

Samuel Trabanco, responsable del lagar familiar, cuantifica el aumento de ventas de su ‘brut nature’ entre el 10 y el 15%. «La razón la desconozco, pero a lo mejor nada tiene que ver con la situación en Cataluña y se debe simplemente a que estemos haciendo las cosas bien». Elabora sidra espumosa desde hace algo menos de una década. «En ese tiempo hemos tratado de ir mejorando el producto y de darlo a conocer mediante campañas promocionales. Cuando empiezas no tienes nada y al año siguiente, el doble, es decir, nada de nada. Luego vas mejorando los números y los resultados», explica. El aumento de este año puede ser –plantea– por la situación de Cataluña o por la insistencia en años de trabajo. Yo no lo sé, pero no me gustaría que fuera por un movimiento que tiene a la gente que tienes al lado con las familias enfrentadas».

Trabanco pasa, en términos absolutos, de 30.000 a 34.000 botellas, aproximadamente, mientras que tanto El Gaitero como Mayador distribuyen cada año varios millones de botellas.

Incremento generalizado

Sobre el ámbito del mercado en el que mayor aumento de la demanda se produce –regional, nacional o internacional– las estimaciones varían. María Cardín asegura que se trata de un incremento general, mientras Trabanco lo percibe especialmente dentro de Asturias. «Igual va a ser que los asturianos somos nacionalistas y nos damos cuenta de que en la región tenemos unos productos estupendos», comentó. Lejos del Principado, el centro de la península y Castilla-La Mancha son las zonas donde más aumentó la demanda de sidra espumosa de Trabanco.

Respecto a la capacidad para afrontar un fuerte tirón de pedidos, si se produce, en las semanas más inmediatas a la Navidad, las dos principales productoras de la región aseguran estar perfectamente preparadas. «Tenemos capacidad de reacción bastante, con trabajo a turnos, para responder sin problemas a nuevos pedidos», manifestó Consuelo Busto, gerente de Mayador. En el mismo sentido, María Cardín aseguró que «no habría problema de abastecimiento» por mucho que se incremente la demanda, porque se podrían aumentar los turnos de trabajo en lo que a expedición se refiere y producto no falta ya que «siempre hay en el sector alguien a quien le sobre, así que problema no hay».

No sería, en cualquier caso, la primera vez que el cava catalán sufre las consecuencias del malestar contra políticas separatistas. «El boicot al cava catalán impulsa las ventas de la sidra asturiana», informaba este diario en enero de 2006, titular que en su desarrollo ahondaba en que la «la venta de sidra asturiana, en este caso la sidra gasificada, tuvo en 2005 un condicionante añadido: el boicot al cava catalán provocado por la discusión en torno al estatuto de autonomía, que incidió en las ventas de la campaña navideña».

Fotos

Vídeos