Sidra seleccionada contra el cáncer

Yolanda Meana, Alberto López-Asenjo, Arturo Fernández, Sandra Ibarra, Juan Ramón Lucas, Javier Parajón, Carmen Quesada y José Manuel Riestra brindan con una copa de sidra brut en el llagar Trabanco Sariego.
Yolanda Meana, Alberto López-Asenjo, Arturo Fernández, Sandra Ibarra, Juan Ramón Lucas, Javier Parajón, Carmen Quesada y José Manuel Riestra brindan con una copa de sidra brut en el llagar Trabanco Sariego. / NOSTI

Una edición especial permitirá recaudar fondos para la Fundación Sandra Ibarra | La marca de calidad nombra embajador al actor Arturo Fernández y premia al secretario general de Pesca, Alberto López-Asenjo

LYDIA IS SARIEGO.

«Cuando uno pasa desde León a Asturias lo que desea es tomar un culín de sidra». Con esta confesión inició el actor Arturo Fernández su intervención tras ser nombrado Embajador de la Sidra de Manzana Seleccionada en una gala celebrada ayer en el llagar Trabanco Sariego organizada por la marca de calidad y la Fundación Sandra Ibarra y a la que asistió una destacada representación de los sectores agroalimentario, hostelero y turístico de la región.

Con el humor que le caracteriza, aseguró que «a la sidra le tengo que agradecer muchas cosas, de hecho tengo dos años menos gracias a ella porque mi padre iba a inscribirme pero los amigos lo convencían para que tomara un culín y así pasaron veintidós meses». También recordó a su madre. «Siempre quiso que fuera embajador porque iban muy limpios y vestían muy bien», relató. Previamente, el periodista Juan Ramón Lucas había glosado su figura.

Por su parte, Alberto López-Asenjo, secretario general de Pesca, recibió el Premio Sidra de Selección como reconocimiento a su trayectoria de impulso y difusión del sector agroalimentario. Fue presentado por Eufrasio Sánchez, crítico gastronómico y colaborador de EL COMERCIO y destacó la importancia de desarrollar proyectos solidarios y reconoció el trabajo de la Fundación Sandra Ibarra.

El acto sirvió, además, para estrenar la campaña 'Sidra frente al cáncer', que tiene como objetivo impulsar la primera escuela de supervivientes de la enfermedad con planes institucionales de asistencia sanitaria y ofrecer a la sociedad una visión del cáncer desde la óptica de quienes han convivido con la enfermedad . «Al final del tratamiento aparece un nuevo paciente con unas necesidades que no tenían atenciones, queremos ayudar a conocer las necesidades físicas, emocionales y sociales de los supervivientes a partir de un conocimiento profundo y preciso de su realidad cotidiana que además permitirá identificar otras enfermedades asociadas», explicó Sandra Ibarra, presidenta de la Fundación Ibarra. Por ello, la intención es crear un registro, «poner cara a los supervivientes» y para llevar a cabo esta iniciativa la fundación está entrevistando a personas que han superado el cáncer.

En cuanto a la Sidra de Manzana Seleccionada, la marca de calidad presentó una edición especial identificada con una contraetiqueta diseñada por el pintor asturiano Miguel Galano y que servirá para recaudar fondos. Así las cosas, por cada botella de Trabanco, Foncueva, Muñiz y Peñón que se consuma, los llagares realizarán una aportación económica que se sumará a lo recaudado en la espicha solidaria celebrada ayer. El objetivo es superar los 4.000 euros del pasado año.

Fotos

Vídeos