¿Qué se siente al aterrizar con ILS?

Momento en el que se empieza a ver la pista. / E. C.

Un piloto graba la experiencia de tomar tierra con nula visibilidad. Es en el aeropuerto de Milán, pero podría suceder en Asturias

CHELO TUYAGijón

Nubes, nubes, nubes y, de repente, sin tiempo a reaccionar, luces y asfalto que se acercan a toda velocidad. Esa es la sensación que se tiene desde la cabina de un avión al aterrizar sin nula visibilidad. Un aterrizaje que es posible gracias al ILS (Instrumental Landing System) activado en su máxima categoría, la III.

El sistema en su máxima categoría que tiene el aeropuerto de Asturias, pionero en el país en dotarse de ella (en 2003) y que acaba de renovar por completo. El ILS son un conjunto de antenas. En la cabecera 11 de la pista asturiana están ubicadas las que sirven de localizador, para señalarle al avión dónde está el eje de la pista. En un lateral, a mitad de camino entre las cabeceras 11 y 29, se encuentra la senda, que le marca el ángulo de descenso.

El vídeo, grabado por un piloto en el aterrizaje en el aeropuerto de Milán, clona las condiciones y sensaciones que tienen sus compañeros al operar en la pista del Principado. Con el ILS en categoría III activado, el piloto, en condiciones de nula visibilidad, puede descender hasta solo 15 metros sobre la pista antes de decidir si aterriza o remonta el vuelo.

No obstante, utilizar el sistema en Asturias, debido a la difícil orografía que marca la vaguada de Santa María del Mar, los pilotos deben hacer antes, al menos, un aterrizaje en instrumental (con visibilidad).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos