El Comercio

El Ecce Homo, entre multitudes en Noreña

 Sin espacio. Las calles mostraban un aspecto impresionante tras el paso del Ecce Homo. Miles de persona cargadas con velas acompañaron al Santo durante su camino hacia la iglesia.
Sin espacio. Las calles mostraban un aspecto impresionante tras el paso del Ecce Homo. Miles de persona cargadas con velas acompañaron al Santo durante su camino hacia la iglesia. / S. S. M
  • Miles de personas acompañan con velas al Santo en una de las bajadas con más público

Las calles de la villa condal se llenaron ayer durante la bajada del Ecce Homo a la iglesia parroquial. Miles de personas se congregaron alrededor del Santo en una de las procesiones más multitudinarias que se recuerda. La vista no alcanzaba para ver la fila de gente que caminaba tras la imagen. Locales y foráneos acompañaron a la Cofradía Jesús Nazareno alumbrando el camino con velas.

El trayecto comenzaba de forma puntual cuando doce costaleros, que cargaban la escultura para subirla a la carroza que la trasladaría por las calles de Noreña, sufrieron un pequeño susto que hizo contener el aliento a todos los presentes: al subirse el Santo a los hombros, la imagen se inclinó demasiado hacia la derecha. Por suerte, no hubo que lamentar ningún incidente y el Ecce Homo descansará ahora en la iglesia hasta el domingo 24.