El Comercio

La variante de Posada contará con dos falsos túneles en Severies

La calle principal de Posada por la que transitan miles de vehículos al día.
La calle principal de Posada por la que transitan miles de vehículos al día. / SUSANA SAN MARTÍN
  • El Principado modifica el proyecto para la inclusión de estos pasos y mantiene la gasolinera de Coruño al sustituir la glorieta por una intersección

La variante de Posada, que costará quince millones de euros, se convertirá en la nueva vía que descongestionará la capita de Llanera que atraviesa la AS-17. Es una obra de vital importancia y que, tras una serie de cambios, contará con dos falsos túneles en Severies, ya que con el 'primer dibujo' la localidad quedaba partida en dos.

La Consejería de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente ha emitido, a través de la empresa redactora del proyecto de la variante de Posada (Inca), un informe en el que responden las alegaciones presentadas a dicha infraestructura. Entre ellas se encontraba el soterramiento de la variante a su paso por la localidad de Severies y la reducción del ruido, que solicitó la plataforma vecinal de este núcleo. El colectivo consiguió reunir 1.700 firmas para esta petición en quince días.

El Ayuntamiento de Llanera también planteó sus sugerencias, como la creación de dos falsos túneles en la zona de desmonte de Severies para aminorar el impacto visual de la variante y mejorará la impermeabilidad. Modificaciones para que la gasolinera de Coruño que en el proyecto inicial desaparecía, permanezca o variar la glorieta de enlace con Asipo, también fueron propuestas del Consistorio.

Pues bien, en la respuesta al soterramiento, la empresa redactora señala que «supone una serie de problemas». Estos inconvenientes serían la modificación de una rasante que por la zona y la altura en la que se debería realizar en las inmediaciones del cruce del arroyo es «económica y ambientalmente inviable». No obstante, ese soterramiento sí es factible en los desmontes más importantes de Severies. Según recoge el informe, se diseñarán dos falsos túneles, uno en cada una de la trinchera. Esta modificación conllevará alargar los carriles de cambio de velocidad hasta salir de la zona de influencia del primer túnel para evitar problemas de seguridad vial en el interior del túnel.

En cuanto a la contaminación acústica, el asfalto que se empleará en el pavimento de la vía será drenante en la capa de rodadura que produce menos ruido. Esta medida se completará con la instalación de pantallas acústicas en los puntos en los que se sobrepasen los niveles máximos de ruido.

El enlace de Asipo desplazándolo hacia el sur se incluye en el nuevo proyecto. También se mantiene la gasolinera para lo que en lugar de la glorieta inicial sobre la AS-17, se acometerá una intersección en 'T' que además de dar acceso a la estación de servicio, también causará una menor ocupación del territorio.

«A medias»

Ante estas incorporaciones y modificaciones, la plataforma de Severies está «medianamente satisfecha porque mejora lo inicialmente previsto pero no nos concede lo que habíamos pedido». Ante la solución planteada para paliar el ruido de la circulación, «estaremos pendientes del proyecto constructivo y de dónde quieren instalar las pantallas acústicas».

La obra de la variante, incluida en el Plan de Carreteras del Principado de Asturias, tendrá un coste estimado de 15,5 millones de euros, con una previsión de 140 expropiaciones valoradas en unos 2,2 millones de euros.