El Comercio

El preso venezolano Leopoldo López no optará al Premio Derechos Humanos de Siero

Leopoldo López Gil saliendo el día 13 de mayo del Consistorio escoltado por la Policía Local.
Leopoldo López Gil saliendo el día 13 de mayo del Consistorio escoltado por la Policía Local. / P. NOSTI
  • El PSOE le propuso en mayo, dos días antes de los incidentes por la visita de su padre, pero Ángel García dice ahora que «la figura del alcalde debe mantenerse al margen»

El preso político venezolano Leopoldo López Mendoza no optará al Premio Internacional Derechos Humanos Ayuntamiento de Siero. El gobierno municipal socialista ha declinado, finalmente, presentar su candidatura, que había planteado el pasado 11 de mayo cuando se anunció la recepción institucional a su padre, Leopoldo López Gil. Dos días después, la presencia en Siero del progenitor provocó una manifestación de protesta y unos incidentes que tuvieron repercusión en todo el país.

El regidor de Siero, Ángel García, declaró ayer a este diario que «la figura del alcalde debe mantenerse al margen de estas propuestas y ser respetuosa con las candidaturas que se presenten». García añadió que, tras la polémica levantada por la visita al Ayuntamiento de Leopoldo López Gil, promover la candidatura del hijo «igual hubiera sido la mejor forma de contestar y de demostrar que no nos van a hacer callar», pero, al mismo tiempo, entiende que, transcurridos ya cuatro meses, la decisión de no presentarle al premio «es lo más inteligente», máxime cuando no se produjo un consenso político. El alcalde sí defendió, en cambio, su legitimidad para haber organizado aquel acto institucional que tanta controversia causó en La Pola.

La propuesta de Leopoldo López Mendoza al Premio Derechos Humanos fue formulada, de forma improvisada, por la concejala de Bienestar Social, Natividad Álvarez, el mismo día en que se anunció la visita del padre al Consistorio y su iniciativa fue respaldada entonces por el alcalde de Siero.

Tras los incidentes ocurridos durante la recepción, el gobierno socialista siguió decidido a defender esa candidatura. De hecho, en el pleno ordinario de mayo, el PSOE presentó una propuesta para revocar una modificación anterior de las bases del citado premio, por la que se impidía presentar candidaturas nominales. Ese cambio en las bases abonaba el terreno para admitir la candidatura de López. Cabe recordar también que, en ese mismo pleno, se aprobó una moción del PP de condena a los hechos ocurridos en la Plaza del Ayuntamiento, que recibió el apoyo del PSOE, Foro, Plataforma Vecinal de La Fresneda, Ciudadanos y Pinsi y con el voto en contra de Somos Siero e Izquierda Unida.

La portavoz del PP, Beatriz Polledo, comentó ayer que la candidatura de López al premio había sido «un anuncio del gobierno». Sobre la posibilidad de que la hubiera presentado su propio partido, la edil dijo que «era una opción, pero al final no tiramos por ello, lo que no quiere decir que lo descartemos en el futuro. La situación de Venezuela está como está y sería un digno candidato para otras ediciones».

«Me pilla de sorpresa que la propuesta no se haya llevado a efecto con todas sus consecuencias», reconoció ayer el portavoz de Ciudadanos, Sergio García. «La veíamos más que justificada y hubiera contado con el apoyo de Ciudadanos», añadió. El edil explicó ayer que, al tratarse de una iniciativa del PSOE, su grupo se había mantenido al margen a la hora de presentarla formalmente. García desconoce el motivo del cambio de postura y prefiere pensar que no haya estado motivado por las protestas en la calle.

Dos candidaturas

La convocatoria al Premio Derechos Humanos se cerró esta semana con dos candidaturas, a falta de que pueda llegar alguna de última hora por correo ordinario. Los aspirantes son: el sacerdote mexicano José Alejandro Solalinde Guerra, defensor de los derechos de los migrantes, y el Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (Copinh).