El Comercio

COMPLICIDÁ

Muncho me presta atopar per La Pola o'l conceyu a los magüetones que fueron conmigo a escuela o al institutu. Dellos, la inmensa minoría como dicía Juan Ramón, engarrancháronse a mio alma con neciura de cachiparru y llevantemos esi edificiu acoyedor que llamen amistá, ensin el que'l xelu de la vida habría facese insoportable. Pero allégrame alcontrar y dar la parpayuela un migayu con cualquiera de los que daquella compartimos partíos, esconderites, La Pola con boñiques, les mocaes de los maestros, la nieve y los ñeros y el ríu y bañase y engarradielles y mancase y llorar. Vémonos, dámonos una voz, axuntámonos un poco na caye o si tenemos vagar tomamos un vasu, acórdamonos del nome y los apellíos del otru, de toos, fueron munchos años pasando llista al entrar en clas. Y qué putada facese grande, estudiar, buscar trabayu y trabayar, tentar corazones, recibir desprecios y ver morrer amigos y familiares, palpar casi la muerte y certificar la so presencia y el so aliendu al par nuestru yá pa siempre.

Y nesti llaberintu abegosu de la vida perdímonos, olvidémonos, la nuestra infancia y los que la poblaron diben quedando atrás como los praos y los árboles nel tren: escopetiaos, veloces. Pero nun hai tren que nun aposiente un día nuna estación, y qué amañosa esta estación de la seronda a la que vamos aportando adulces, col aire la gueta y la fueya dorao cayendo sele, cayendo tamién sele de la burra toos nosotros, menos foscos, envainando la navaya del argullu, más tranquilos y conformes, descreyíos de lideres y dioses porque, como al poeta, cuntáronnos yá tolos cuentos, sabémoslos toos. Ye guapo entós alcontrase y recordar picies, xuegos, histories, llamentar les muertes, brindar polos vivos, ver la complicidá nos güeyos del otru, atestiguar qu'anduvo'l mesmu camín revesosu que nós. Cómo nun me va prestar atopar ondequiera a toa esa xente que foi conmigo a escuela, al institutu.