El Comercio

«El PP dejó a Grado en el 'top ten' de los Ayuntamientos más endeudados»

José Luis Trabanco, alcalde de Grado por Izquierda Unida.

José Luis Trabanco, alcalde de Grado por Izquierda Unida. / Pablo Lorenzana

  • José Luis Trabanco, alcalde de Grado

  • «La villa necesita un equipamiento multicultural que esperemos llegué más pronto que tarde»

Jose Luis Trabanco (Grado, 1963) viene de familia moscona de las de verdad. Con padres nacidos en Peñaflor y Cabruñana conoce a la perfección el concejo que ahora trata de impulsar desde la Alcaldía (por Izquierda Unida), luchando contra la perdida de población que, si sigue así, en dos años podría bajar de los 10.000 habitantes.

¿Cómo se encontró el Ayuntamiento a su llegada?

Lo peor, con diferencia, fue la situación económica, con una deuda financiera de más de 4,8 millones de euros y con más de 800.000 euros en facturas pendientes de pago, a lo que hay que sumar, por una mala gestión política, otros 600.000 euros de indemnización por el caso Carreño. Todo nos llevó a unas arcas municipales en números negativos superiores a 6,2 millones de euros. Estamos en el ‘top ten’ de los ayuntamientos mas endeudados, algo que condiciona el presente y el futuro.

¿Cuáles son las prioridades para Grado?

La mejora de la zona rural, que estaba totalmente abandonada en los últimos años, es fundamental. Estamos mejorando numerosas carreteras de acceso e interiores de los pueblos, construyendo nuevos centros sociales y reformando otros que están en situaciones lamentables. Próximamente sacaremos a licitación la mejora en abastecimientos de agua y durante la legislatura también tendremos que abordar nuevos saneamientos, y un programa de ahorro energético con el cambio de numerosos alumbrados públicos. Aunque también la villa necesita mejoras. Queda mucho por hacer.

En este año le ha dado tiempo a preparar un plan de choque para el concejo...

Nuestros mayores, la cultura, el deporte, la zona rural eran los ejes del programa electoral y esa es nuestra hoja de ruta, pero tenemos también la limitación de la situación económica.

¿Cómo va la intención de remunicipalizar servicios?

El compromiso electoral es realizar los estudios necesarios para ver la viabilidad de remunicipalizar servicios. Esto es algo sobre lo que estamos trabajando y que de momento ya ha dado sus frutos en la limpieza viaria que ya es íntegramente municipal. Tenemos intención de hacer lo mismo próximamente con el alumbrado público. Hemos desprivatizado otros servicios que se están realizando a través de empresas públicas, como la recogida de basuras. Respecto al abastecimiento de agua somos conscientes de la dificultad de revertir este servicio al Ayuntamiento, es una de las razones de adherirnos a ese gran pacto por el agua, sumar fuerzas entre administraciones pequeñas que permitan plantar cara a las grandes compañías que se están tratando de apoderar de ese bien público.

Han promovido cambios en el PGOU para, entre otras cosas, dinamizar la construcción, ¿no es un sector ya agotado?

Las modificaciones del plan van mucho más allá de la dinamización de la construcción. La macro construcción puede que ya no sea viable, hoy en día son pocos, o ninguno, los constructores que se enfrentan a grandes unidades de actuación, pero sí puede interesar edificar a más pequeña escala, donde el riesgo de pérdida no sea tan elevado. Debemos adaptar esa intención a la viabilidad técnica.

Grado está muy cerca de Oviedo, a medio camino entre la zona rural y urbana de la región, ¿cómo gestiona ese doblez el Ayuntamiento?

La autovía proporciona una situación privilegiada para Grado, pero también tenemos que tener en cuenta que lo que te trae también te lleva y en esa disyuntiva tenemos que trabajar con el resto de sectores del municipio. Las ferias y los mercados son un buen escaparate para Grado, que hay que seguir impulsando. La oferta cultural y deportiva esta a nivel de municipios mucho mayores y el asociacionismo es muy importante en nuestro municipio, entre todos debemos seguir sumando.

La parte agrícola y ganadera sigue siendo parte indispensable del concejo, ¿qué puede hacer la administración local para ayudar a su supervivencia?

Lo primero debemos mejorar son las infraestructuras de nuestros pueblos que son imprescindibles para la agricultura y la ganadería, a la vez que fijamos población. La agricultura es un sector importante en nuestros mercados semanales. En la ganadería, el ayuntamiento ya ha recuperado este año el concurso anual que en la anterior legislatura se había perdido, queda mucho por hacer, pero se tiene que realizar con los sectores implicados.

El PP les ha acusado de construir ilegalmente los huertos urbanos...

Los huertos cuentan con todos los permisos y están dentro de la más estricta legalidad. Lo que ocurre es que fueron construidos, salvo algunos materiales que no entraban en el proyecto, con recursos municipales, aprovechando un plan de formación que subvencionó íntegramente el Principado. Al parecer en el PP, o no entienden o no les interesa que se pueda prescindir de la empresa privada para sacar proyectos adelante. Están acostumbrados a que la empresa privada se lo haga todo.

¿Tiene Grado en el turismo una oportunidad económica?

Apostamos por dinamizar y potenciar todo lo relativo al Camino Primitivo. Consideramos que es un valor en auge, y que debemos aprovechar esta oportunidad que ahora se nos brinda para posicionar a Grado en el lugar que se merece. Grado es un concejo que dispone de una buena materia prima en lo que a reclamo turístico se refiere, pero contamos con un problema de infraestructuras fundamental. No obstante, comienza a haber en el ámbito privado movimientos y confiamos que esta solución se resuelva en el futuro.

¿Volverá el cine a Grado?

No lo llevábamos en el programa, pero es una ilusión a la vez que un reto, creemos que Grado necesita un espacio multicultural para cine-teatro-auditorio, donde se puedan compaginar actividades. No va a ser algo inmediato, pero trabajaremos para que sea más pronto que tarde.

Le acusaron de haber cobrado de Infraestructuras sin ejercer en su puesto de celador...

Salieron en los medios de comunicación a hacer política barriobajera. Es verdad que compaginé mi trabajo de funcionario con la Alcaldía, en esos diez meses no cobre ni un euro del Ayuntamiento, ni dieta o kilometraje alguno. Al PP no le interesaba que yo compaginara ambos trabajos y no cobrara del Ayuntamiento, porque políticamente les hacia daño o no les beneficiaba comparando con lo que había pasado antes, por eso hicieron esa política amparada en la mentira. Yo solicité la excedencia, liberándome exactamente con el mismo sueldo de mi trabajo como funcionario.

Temas