El Comercio

El bulevar que cruzará Lugones de norte a sur estará listo en tres años

El alcalde y varios ediles atento a las explicaciones del arquitecto municipal.
El alcalde y varios ediles atento a las explicaciones del arquitecto municipal. / PABLO NOSTI
  • El alcalde presenta el proyecto del primer tramo, hasta el colegio de La Ería, que costará 800.479 euros y tendrá siete meses de plazo

Los primeros pasos para el futuro bulevar de Lugones, que cruzará la localidad de norte a sur y evitará el congestionado eje central de las avenidas de Oviedo y Gijón, se verán en los próximos meses, aunque el vial completo no estará acabado hasta dentro de tres años. La oficina técnica municipal ya ha elaborado el proyecto del primer tramo. Arrancará con la ejecución de una rotonda en la avenida de Viella. Se trata de una infraestructura que resolverá los giros a la izquierda entre Antonio Machado y la avenida de Viella, facilitando los cambios de sentido «de una manera lógica». La glorieta será uno de los cruces más importantes de la localidad una vez finalizadas las obras del bulevar que irá desde este punto hasta Malvarán, es decir de norte a sur. Contará con treinta y ocho metros de diámetro y diecinueve de isleta central, con doble carril de circulación. Esta infraestructura ya fue propuesta por actual alcalde, Ángel García, en su etapa en la oposición en el 2010.

Por fases

Esta fase contempla también la urbanización de la primera parte del vial: desde la nueva rotonda hasta las inmediaciones del colegio La Ería. Según indicó el arquitecto municipal, Benito Díaz, «lo que se pretende, a tres años, es intentar acabar el tramo entre los colegios y la avenida de Viella así como concluir el trazado de la calle Santa Isabel hasta el final con algún cambio de alineación». Entre estas zonas, se proyecta una avenida de circulación vial de dos carriles por cada sentido y una mediana de un metro. En las partes donde no haya aparcamiento, habrá una acera de casi cinco metros. Por el contrario, donde se permita estacionar se, destinarán 2,50 metros para el aparcamiento y 2,39 para la acera. En la zona este, se ejecutará un jardín que estará separado por una acera de un metro de la circulación rodada. Esta parte ajardinada contará con un ancho de más de veintitrés metros y se rematará con un carril bici de dos metros de ancho.

La zona verde central tiene una superficie de 2.344 metros cuadrados en los que se propone un paseo partido en dos en el que se facilitará la sombra. Está previsto que se ubique una zona arbolada con bancos . Las partes más anchas del paseo contarán con elementos lúdicos tales como «juegos para niños o aparatos de gimnasia para mayores». Por último, la pavimentación que se propone contempla baldosa de hormigón en azul marino y verte turquesa.

El bulevar no será una obra barata. Esta primera fase tiene un presupuesto de 800.479 euros, con un plazo de ejecución de siete meses. El regidor sierense destacó la importancia de las obras «será fundamental que se desarrolle urbanísticamente la zona y constituirá uno de los eje fundamentales de Lugones».

Temas