El Comercio

Firmeza y cariño a partes iguales para criar a los hijos

Varios de los participantes en el taller durante una de las sesiones celebradas en Bimenes.
Varios de los participantes en el taller durante una de las sesiones celebradas en Bimenes. / NOSTI
  • La pedagoga Irene Iglesias, experta en disciplina positiva, forma a una treintena de personas en Bimenes

  • El taller permite a las familias y a los docentes adquirir estrategias que están basadas en un modelo de educación democrático

«Un niño se porta bien si se siente bien». El mensaje de la pedagoga Irene Iglesias Ruiz es claro y directo. Ella es una de las tres personas que hay en Asturias con certificación en disciplina positiva, un método de crianza que se basa en el equilibrio entre la firmeza y el cariño y que ha dado a conocer en el Colegio Público Martimporra, de Bimenes, gracias a un taller promovido por Nati Canto, concejala de Servicios Sociales.

«Hay tres tipos de educación y nosotros nos enmarcamos en el democrático, si solo somos amables con el niño caeríamos en la permisividad y si solo somos firmes, en el autoritarismo y ninguno de los dos extremos es bueno», explica Iglesias. A sus sesiones acuden tanto padres y madres como personal docente y en Bimenes ha formado a una treintena, no solo del concejo, sino de otros municipios. «La respuesta ha sido muy buena», agradece. La metodología es sencilla. Consiste en desvelar estrategias para criar a los hijos a través de otro tipo de habilidades que no son las habituales. «Y no lo son porque los padres fueron educados en su día de otra forma», señala.

En la disciplina que defiende Iglesias no hay castigos, pero tampoco premios y en siete sesiones los padres ya saben qué habilidades tienen que desarrollar. «Siempre hay alternativas, por ejemplo, las opciones limitadas, establecer normas y hábitos, utilizar el sentido del humor, conectar con las emociones y sentimientos del niño antes de corregir una mala conducta», enumera. También asegura que es una forma de criar «efectiva», pero lamenta que la demanda sea aún muy pequeña.