El Comercio

Noreña, folclore por el Ecce Homo

El público presente en el desfile disfrutó al ritmo de unas verdaderas sevillanas.
El público presente en el desfile disfrutó al ritmo de unas verdaderas sevillanas. / FOTOS SUSANA SAN MARTÍN
  • Las reinas de las fiestas cierran el desfile de carrozas ataviadas de asturianas y acompañadas por la banda de gaitas

Sevillanas, deportistas, indios y vaqueros desfilaron ayer por las calles de Noreña. El color y la música tomó la villa condal para celebrar el último día de las fiestas del Ecce Homo. Vecinos y foráneos se congregaron a lo largo del recorrido para no perder detalle de una procesión con un cierre muy folklórico. Las reinas de la fiesta, Lucía Carrio y Sheila Suárez, ataviadas con el tradicional traje de asturiana pusieron el broche final acompañadas de la banda de gaitas de la localidad. La sorpresa fue las dos grandes vacas que tiraban de la carroza donde iban subidas y que llamaron la atención de los más pequeños.

El recorrido comenzó en la calle la Nozalera y finalizó en la plaza de la Cruz, donde distintos grupos folklóricos ofrecieron un espectáculo para deleite del público que se congregaba junto al escenario.

Hasta ese momento, las calles se llenaron con una representación española de los Juegos Olímpicos. La cita deportiva del verano no podía faltar entre las distintas carrozas. Tampoco lo hicieron los indios y vaqueros luchando por conquistar el oeste. Los vecinos trasladaron hasta la villa condal el ambiente de los salones y las bailarinas de cabaret. Le siguieron los tunos, quien entonaron la conocida canción 'Clavelitos'.

El broche final a la jornada corrió a cargo de la orquesta Waykas Family y el grupo K-Libre, quienes actuaron en distintas zonas de la localidad. A las tres de la madrugada se repartió el tradicional caldo que da nombre a esta jornada.