El Comercio

Aurelio Cuesta, 'Lelo', mostrando una pieza de su valiosa colección de sifones.
Aurelio Cuesta, 'Lelo', mostrando una pieza de su valiosa colección de sifones. / PABLO NOSTI

Coleccionistas privados aplauden un nuevo museo en el Palacio de Santa Cruz

  • Aurelio Cuesta cedería sus sifones ante notario y catalogando las piezas y Gerardo Núñez se muestra receptivo con la suya del ferrocarril

La propuesta del Partido Independiente de Siero (Pinsi) de convertir en un museo el Palacio del Marqués de Santa Cruz de Marcenao, de La Pola, ha sido bien acogida por los dos coleccionistas privados mencionados en la iniciativa, aunque con algunas condiciones o matices. En cambio, el presidente de la Sociedad de Festejos, Jenaro Soto, rechazó de plano la propuesta para el Museo de lo Güevos Pintos y plantea la plaza cubierta como la mejor ubicación.

Aurelio Cuesta, 'Lelo', reiteró ayer a este diario que Juan José Corrales fue el único alcalde de Siero que realmente se interesó por su colección de 23.000 sifones, única en España y de los que unos mil quinientos son piezas diferentes. Pero ya en aquel momento puso unas condiciones para la cesión, las mismas que exigiría ahora al Ayuntamiento de Siero si volviera a interesarse por su legado.

Cuesta declaró que la cesión tendría que realizarse mediante un acta notarial y catalogando las piezas, que deberían estar numeradas y fotografiadas. Y se expondrían en unas vitrinas de seguridad «y con una llave única», apuntó. El coleccionista mencionó el caso del cuadro que desapareció hace unos años de la Casa Consistorial y no está dispuesto a que le suceda lo mismo con sus sifones.

Cuesta recordó ayer que el 14 de abril de 2017, que es la fecha de su 85 cumpleaños, cerrará para siempre la exposición de seis mil sifones seleccionados que posee en el barrio de La Soledad, por lo que anima a todos los vecinos a que pasen a visitarlo antes de esa fecha. El resto de piezas las tiene depositadas en un local de Noreña y en una vivienda de Xixún.

Por su parte, Gerardo Núñez de Lera se mostró ayer receptivo a ceder también su colección de casi tres mil piezas vinculadas con el mundo del ferrocarril. «Como no tengo nada, en principio lo veo bien», aunque advirtió de que su colección ocupa mucho espacio. «El palacio es muy grande y podría quedar diáfano por algunos sitios», dijo, pero también es partidario de no instalar una exposición inamovible. «No tiene por qué estar colocado siempre de la misma manera, lo más interesante sería ir cambiándola para que la gente no se canse de ella», indicó.

A Núñez el palacio le parece un lugar «fenomenal», aunque confiesa que «lo ideal» sería en el entorno de la estación de El Berrón con vistas a aumentar en un futuro su colección con alguna máquina real ya en desuso. «No obstante, mejor que tenerla debajo de casa, estaría en cualquier sitio, porque yo lo que quiero es que la vea la gente», subrayó.

Jenaro Soto, molesto

El presidente de la Sociedad de Festejos de Pola de Siero, Jenaro Soto, fue ayer el único que se mostró totalmente contrario a la propuesta del concejal Juan Camino. «No comulgo con el número uno del Pinsi, ni me gusta que se meta en los asuntos de Festejos, ni quiero participar en nada de lo que él proponga», afirmó tajante.

Soto defiende que tanto el Museo de los Güevos Pintos como la colección de sifones de Aurelio Cuesta se instalen en unas vitrinas seguras en la zona no acristalada del interior de la plaza cubierta «y que esté abierto todo el día para que lo pueda visitar la gente y que haya actividades para mayores y niños».

La aspiración de Soto es que ese futuro Museo de los Güevos Pintos se nutra de miles de piezas llegadas desde diferentes países. De hecho, ya ha contactado con algunas embajadas. Y que sirva también para reflejar la historia de los mineros centroeuropeos que llegaron a los primeros yacimientos asturianos y que trajeron la tradición de decorar huevos.

La propuesta del Pinsi incluía también exhibir obras de arte, cerámica de El Rayu y la colección filatélica de Faustino Ornia, que ya está depositada en un ala del palacio desde el año 2009.