El Comercio

Nava modifica la plusvalía sin que suponga una subida de la tasa

La sesión plenaria celebrada anoche el en Ayuntamiento de Nava.
La sesión plenaria celebrada anoche el en Ayuntamiento de Nava. / PABLO NOSTI
  • El gobierno socialista rechaza la urgencia de dos mociones del PP sobre el 'Caso Renedo' y la creación de una sociedad mixta de festejos

El Pleno de Nava aprobó anoche una modificación de la ordenanza reguladora del impuesto sobre el incremento de los terrenos de naturaleza urbana, también conocido como la plusvalía, pero que obedece a unas cuestiones de tipo técnico y legal, sin que ello suponga incremento alguno para el bolsillo de los contribuyentes.

Asimismo, se modificó la ordenanza reguladora de la tasa por prestación de servicios en la escuela de primer ciclo de Educación Infantil, que viene ya regulada por el Gobierno del Principado.

Reprobación a Riopedre

Por otro lado, el gobierno socialista rechazó la urgencia de dos mociones que pretendía presentar el concejal del Partido Popular, José María Osoro. También votó en contra Foro de esa urgencia. Una de ellas planteaba la reprobación plenaria de la gestión de José Luis Iglesias Riopedre al frente de la Consejería de Educación, además de la condena pública hacia los hechos conocidos como el 'Caso Renedo', en especial, en lo referente al expediente de la ampliación del Instituto de Secundaria de Nava.

En la otra moción, el PP proponía al equipo de gobierno la creación de una sociedad mixta de festejos que abra un espacio a la iniciativa privada, así como la elaboración de un plan de festejos.

El alcalde de Nava, el socialista Juan Cañal, explicó ayer que no había rechazado el debate de ambas mociones por su contenido, sino debido a que el edil del PP no había asistido a la comisión informativa del pasado jueves en la que se tendrían que dictaminar esas mociones. «No voy a entrar en si no asistió por cuestiones personales, pero no puedo aceptar las mociones por deferencia con el resto», dijo.

El regidor añadió que los dos asuntos planteados tampoco requerían un tratamiento inaplazable. «No se ve la urgencia de las mociones por ningún sitio», manifestó.