El Comercio

«Llegué a las siete y me encontré la verja y la llave exterior forzadas»

Jorge González, dueño de la cafetería Biloba, señalando la cerradura que forzaron.
Jorge González, dueño de la cafetería Biloba, señalando la cerradura que forzaron. / PABLO NOSTI
  • El Biloba fue uno de los tres negocios en lo que intentaron robar los ladrones en Pola de Siero, que huyeron tras estrellar su coche contra un edificio

La madrugada del miércoles varios negocios de Pola de Siero sufrieron un intento de robo que finalizó con los ladrones estrellando su vehículo en un edificio tras darse a la fuga. La Policía Nacional trabaja ahora para encontrar a los culpables, mientras que los dueños de los locales intentan arreglar los desperfectos causados durante la noche.

Los robos comenzaron alrededor de las 4 de la mañana, cuando los ladrones intentaron acceder a varios establecimientos hosteleros de la calle Florencio Rodríguez. Uno de ellos fue la cafetería Biloba, regentada por Jorge González y su hijo Adrián, que fue quien descubrió lo sucedido cuando llegó al local a las siete de la mañana. «Habían forzado la verja y la llave exterior con la que se abre», explica. Al parecer, los asaltantes habrían intentado durante un tiempo levantar la reja sin éxito, a pesar de haber destrozado el mecanismo de apertura.

Los daños causados podrían superar los 1.000 euros, aunque los dueños del local desconocen por ahora la cifra exacta.

En su recorrido por Pola de Siero, los asaltantes también intentaron robar en la sidrería de al lado, sin conseguirlo tampoco. «Solo rompieron una parte pequeña de la puerta, ni siquiera voy a dar parte al seguro», afirma el dueño del negocio afectado. La alarma saltó antes de que pudieran acceder al interior.

Donde sí habrían logrado su objetivo es en una peluquería cercana. De allí se habrían llevado máquinas para cortar el pelo, botes de espuma, cremas o mascarillas.

Sería a la altura de Les Campes, y tras intentar entrar en otro establecimiento hostelero, cuando varios testigos se pusieron en contacto con la Policía Local para avisar de lo sucedido. Fue entonces, tras darse cuenta de la presencia policial, cuando los asaltantes intentaron darse a la fuga en un Seat Ibiza blanco. Las obras que se están realizando estos días en la calle Soledad pusieron fin a una persecución de película, que finalizó con el vehículo estrellado contra un edificio. A pesar de este percance, los ladrones consiguieron escapar a pie, dejando tras ellos el material que habían conseguido robar. La Policía Nacional trabaja ahora para intentar identificar y detener a los asaltantes, cuyo número se desconoce.