El Comercio

Investigan a un vendedor de falsas pólizas de seguros por estafar a cien clientes en Grado

  • La compañía aseguradora ha instalado una nueva oficina en la localidad para atender las quejas y reclamaciones sobre los hechos

La Guardia Civil investiga un posible caso de estafa relacionado con la contratación de seguros de automóviles que, según sus cálculos, podría afectar a un centenar de personas. Los supuestos hechos ocurrieron entre 2015 y 2016 en una oficina de una compañía aseguradora en Grado, que ya se ha hecho cargo del 90% de los posibles casos y está estudiando el resto.

La operación comenzó a raíz de tres denuncias interpuestas ante la Guardia Civil de Grado entre el 4 y el 31 de agosto de este año. Paralelamente, existe constancia de víctimas que denunciaron sus casos directamente en el Juzgado de Guardia. Otras, por su parte, han decidido no hacer nada debido a la escasa cuantía del dinero presuntamente estafado. En un principio, se barajó la posibilidad de que más de 800 clientes hubiesen sido estafados, cifra que disminuyó considerablemente al avanzar la investigación.

Según informó la Guardia Civil, el asegurador cobraba en mano los recibos de seguros y otras pólizas y después no las daba de alta «o bien abría simplemente una propuesta o estudio, con un día o un mes de validez, creyendo el cliente que tenía contratado un servicio anual o semestral». La mayoría eran pólizas relacionadas con seguros de choches, vehículos agrícolas o de animales. Es decir, los clientes pagaban el seguro en metálico, pero sólo parte del importe iba para la póliza, que no cubría el tiempo estipulado o ni siquiera existía.

La compañía aseguradora ya ha dado de baja al presunto culpable, para que no pueda ejercer como agente contratando nuevas pólizas de seguros, y le ha obligado a cerrar la oficina desde la que trabajaba en la localidad de Grado. Asimismo, ha abierto una nueva sucursal con otro trabajador para hacerse cargo de las quejas y reclamaciones que vayan surgiendo sobre los respectivos hechos.

Cartera de 1.800 clientes

El agente contaba con una cartera de clientes de más de 1.800 pólizas, de ahí la alta cifra de afectados que se barajaba en un primer momento. Finalmente, parece ser que solamente habrían sido un centenar las personas engañadas, aunque el equipo Roca de la Guardia Civil mantiene abierta la investigación. De las estafas comprobadas, la compañía ya se ha hecho cargo del 90% de la incidencias. Un avance que ha sido posible gracias a la presentación documental de contratación del seguro por parte de los contratantes. Asimismo, habría solventado algunas de las contrataciones debido a la escasa cuantía económica de éstas.

Respecto al 10% restante, el servicio jurídico de la compañía está realizando estudios sobre las posibles anomalías llevadas a cabo durante la contratación, para determinar si se hacen cargo o no de los productos contratados y los problemas surgidos con los mismos. El principal inconveniente para resolver estos casos con la misma rapidez que los otros es la falta de documentación al respecto o la carencia del propio seguro.

Investigación abierta

La investigación sigue abierta por parte del equipo ROCA de la Guardia Civil, quien está a la espera de recibir el listado de pólizas e informes solicitados a la compañía de seguros y a la Asociación Empresarial del Seguro con el fin de poder estudiar detenidamente todos los contratos realizados por el posible estafador durante los años 2015 y 2016. En el caso de que el número de damnificados fuera mayor, se procedería a dar cuenta al Juzgado de Instrucción del que depende el caso.