El Comercio

«Estaba visto que pasaría», lamentan las hermanas Ríu del incendio en La Cogolla

Los bomberos intentado apagar el fuego, descubierto a las seis y media de la mañana.
Los bomberos intentado apagar el fuego, descubierto a las seis y media de la mañana. / SEPA
  • El fuego calcinó cien metros del forjado, la techumbre y parte de una escalera del palacio, una construcción del siglo XVI que está deshabitada

Sus paredes aún conservan su majestuosidad, pero del Palacio de La Cogolla, ubicado en la localidad del mismo nombre en el municipio de Nava ya no queda ningún resto de su etapa gloriosa. El edificio, originario del siglo XVI y que hace años fue asaltado y desvalijado -del que se llevaron numerosas piedras, azulejos y hasta puertas, entre otras cosas-, sufrió ayer un nuevo episodio negro con un incendio del que se desconoce el origen y que arrasó el forjado, la techumbre y una escalera. Todo apunta a un fuego accidental o bien provocado, puesto que el edificio no cuenta con instalación eléctrica y está deshabitado: la Guardia Civil iniciará una investigación. «Estaba visto que algo así iba a pasar porque lleva muchos años en el olvido», lamentaron ayer Casilda y Consuelo Ríu. Ellas viven a escasos metros del inmueble -en la actualidad propiedad de cuatro primos de la familia Uría- y se enteraron a posteriori, ya que la espesa niebla les impedía ver el fuego.

Eran poco más de las seis y media de la mañana cuando un vecino de la zona alertó al Centro de Coordinación de Emergencias de que el palacio estaba ardiendo. De inmediato, efectivos de Bomberos del Servicio de Emergencias del Principado de Asturias (SEPA) con base en los parques de Piloña y San Martín del Rey Aurelio se desplazaron hasta la zona, aunque estos últimos no llegaron a intervenir. Asimismo, también acudió la Agrupación de Voluntarios de Protección Civil de Nava, que colaboró en las tareas de abastecimiento de agua con la autobomba municipal.

Sin embargo, los bomberos no lo tuvieron fácil. Una hora después de haber recibido la llamada no habían podido acceder al interior del inmueble, la cubierta había colapsado y la autoescalera no podía pasar por la entrada del recinto. Asimismo, tuvieron que extremar las precauciones debido a la inestabilidad del edificio. De hecho, varias horas después, EL COMERCIO comprobó que aún caían escombros. El fuego calcinó unos cien metros del forjado y la techumbre de la construcción, que está deshabitada, así como una escalera.

Temas