El Comercio

Siero consultará con el ministerio las carencias del proyecto 'Lugones en red'

  • El gobierno no alegará contra la exclusión de las ayudas, sino que tratará de subsanar las posibles debilidades de cara a la segunda convocatoria

El alcalde de Siero, Ángel García, comentó ayer que su gobierno va a solicitar próximamente una reunión con el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas para tratar de conocer de primera mano las debilidades del proyecto 'Lugones en red', que el Ayuntamiento presentó a la convocatoria de Estrategias de Desarrollo Urbano Sostenible e Integrado, pero que se quedó sin subvención al no obtener suficiente puntuación.

Estas ayudas -que están cofinanciadas con los fondos europeos Feder 2014-2020- reservaban para Asturias, en una primera convocatoria, una cantidad de 17,716 millones de euros, que fueron a parar a los ayuntamientos de Mieres y Avilés. Y restaría una segunda convocatoria en la que se repartirían otros siete millones para la región y a la que Siero pretende volver a presentarse.

«Queremos saber en qué fallamos, cuáles fueron los puntos débiles del proyecto y dónde podemos mejorar para la próxima vez», explicó ayer el alcalde, quien no ocultaba cierto disgusto por la exclusión. «Teníamos depositadas grandes esperanzas en este proyecto y se peleó por él, pero no pudo ser; aunque pensamos que no es que se hiciera mal, sino que hubo gente que fue mejor», dijo.

El regidor anunció también una reunión con la prestigiosa consultoría PwC, que les prestó asesoramiento para elaborar el proyecto, para analizar también posibles mejoras. El alcalde sí descartó la posibilidad de presentar alegaciones, para la que existe un plazo de diez días hábiles. «Creemos que eso no tiene sentido», afirmó.

Beneficiario en 2007-13

En el gobierno municipal se piensa que uno de los motivos de la exclusión ha podido ser que el Ayuntamiento de Siero ya fue beneficiario en la convocatoria de los fondos Feder del período 2007-2013, con el proyecto 'Nueva Pola: naturaleza, cultura e historia' para la mejora del entorno urbano de la capital polesa. Aquella subvención sirvió para construir las nuevas casas de la cultura y de la música; rehabilitar la casona de García San-Miguel, que más tarde acogió el actual albergue de peregrinos y la urbanización de una parte de la calle del Alcalde Parrondo.

El proyecto 'Lugones en red' pretendía mejorar el uso de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC), favorecer la transición a una economía baja en carbono, proteger el medioambiente y promover la eficiencia de los recursos, y promover la inclusión social y luchar contra la pobreza. Y como actuaciones específicas incluía un carril-bici de 23 kilómetros entre Lugones, Intu y La Fresneda.