El Comercio

Fiesta de máquinas para grandes y pequeños

Aprendiendo, desde niños, a manejar bien una carretilla elevadora.
Aprendiendo, desde niños, a manejar bien una carretilla elevadora. / SUSANA SAN MARTÍN
  • Las subastas de maquinaria y vehículos clásicos fueron dos de las actividades que congregaron a mayor número de personas

  • La 'Primera Fiesta de Maquinaria del Mundo', organizada por GAM, se convirtió en un gran evento intergeneracional

La 'Primera Fiesta de Maquinaria del Mundo', organizada por GAM desde el jueves hasta hoy, no solo está cumpliendo las altas expectativas que la firma esperaba en cuanto a la asistencia de clientes, proveedores y fabricantes del sector venidos de diversos países, sino que también ha tenido una gran acogida la parte más lúdica del evento, para la que se han organizado conciertos, actividades infantiles, coctelería, degustación de sidra y zona de recreo y almuerzo con foodtrucks al estilo de un área recreativa.

Poco después de la una y media de la tarde, tras la finalización de la última mesa redonda, esta zona comenzó a llenarse de los numerosos asistentes que, antes de seguir con las actividades de la tarde, decidieron quedarse a comer en el recinto y disfrutar de las subastas de maquinaria y vehículos clásicos que comenzaron a las cinco.

Pero no solo los adultos disfrutaron de las sesiones informativas y de la impresionante maquinaria expuesta en los miles de metros cuadrados de las instalaciones. Los más pequeños, que en muchos casos acompañaron a sus padres a la Fiesta de la Maquinaria en una tarde de viernes, miraban con ojos muy abiertos las palas, grúas o tractores y decían, como Abel González «¡Qué grande! ¡Vaya bicho!». Un poco más allá, en la zona de coches clásicos, Lucía Arbesú «alucinaba» e intentaba subirse, con sus cuatro añitos, a un Alsa histórico, modelo Chevrolet, del año 1927. Muchos padres destacaron que había sido «un gran acierto» no solo poner en marcha este gran evento, sino también «el haber incluido en él una parte para los niños» porque a ellos «les gusta todo y además les impresiona ver máquinas tan grandes y tan cerca», contaba Manuel Alonso, que hacía una foto a su hijo junto a una carretilla elevadora.

Y de ahí, a merendar «algo rico» de los foodtrucks y a saltar a los hinchables o a jugar en el parque infantil instalado junto a ellos.

Subasta de máquinas y coches

Si los niños disfrutaron intensamente de la tarde, no fueron menos los mayores, quienes además de a partir de las cinco abarrotaron las gradas colocadas en las instalaciones de GAM para asistir a otro de los actos más esperados por cientos de personas: la subasta de equipos usados entre los que destacaban cargadoras y minicargadoras, excavadoras, manipuladores telescópicos, grupos electrógenos o plataformas elevadoras y carretillas que viajarán incluso hasta Eslovenia, con sus nuevos propietarios.

También tuvo su espacio la maquinaria en miniatura y, después, llegó el momento de los coches clásicos, cuyas adquisiciones llegaron a sumar muchos miles de euros entre los aficionados a estos vehículos históricos. Tanto con la satisfacción de haber realizado la puja más alta para hacerse con el artículo deseado como sin ella, nadie decidió marcharse sin disfrutar un poco más, en este caso, de la música de Pablo Valdés, que ofreció un concierto en el exterior de las instalaciones, junto a la zona de ocio, porque la sala interior prevista para ello se había quedado pequeña. Hoy, a partir de las 12 del mediodía, comienzan de nuevo las actividades, que se prolongarán hasta las tres de la tarde.