El Comercio

Siero aprobará un Plan de Saneamiento 2016-2022 con 23 actuaciones en 17 parroquias

Los polígonos industriales Puente Nora y Los Peñones, de Lugones, se beneficiarán del nuevo Plan de Saneamiento.
Los polígonos industriales Puente Nora y Los Peñones, de Lugones, se beneficiarán del nuevo Plan de Saneamiento. / SUSANA SAN MARTÍN
  • El Pleno abordará un documento de prioridades para revisar el PGOU y resolverá las alegaciones a la octava modificación parcial del Plan General

La Corporación de Siero aprobará mañana (8.30 horas) en sesión extraordinaria un Plan Municipal de Obras y Servicios de Saneamiento y Alcantarillado 2016-2022, que consta de veintitrés inversiones en diecisiete parroquias, principalmente, en la zona rural del concejo. También se aprobará un documento de prioridades para revisar el Plan General de Ordenación Urbana de Siero (PGOU) y se resolverán las alegaciones a la octava modificación parcial del planeamiento en la última década.

La aprobación del Plan Municipal de Saneamiento llevará aparejada la declaración de utilidad pública y la necesidad de ocupar los terrenos y los edificios que puedan verse afectados por esas obras de saneamiento, lo que facilitará los posibles casos de expropiación forzosa. Con esa declaración de utilidad pública, el Ayuntamiento pretende agilizar la ejecución de los proyectos y evitar situaciones -que son bastante frecuentes en el concejo- de vecinos que se niegan a autorizar el paso por sus fincas, a pesar de tratarse de obras de interés general.

El plan no refleja el importe económico global, ya que se irá conociendo a medida que se disponga de los proyectos. La financiación será con fondos propios, o bien solicitando ayudas a otras administraciones o acogiéndose a planes específicos de infraestructuras. Y la intención es poder ejecutarlo en esos siete años, si bien estará condicionado por las disponibilidades presupuestarias de cada ejercicio.

Asimismo, las actuaciones incluidas en el documentos son susceptibles de modificación, ampliación o reducción. Y el orden de ejecución vendrá determinado por cuestiones económicas, técnicas, urgencia por riesgo e interés general.

PGOU vigente desde 2006

Por otro lado, el Pleno aprobará mañana el avance de un documento que refleje las prioridades para revisar el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), que es uno de los objetivos que se ha planteado el gobierno socialista para el presente mandato. El planeamiento urbanístico vigente data del año 2006.

La elaboración de ese documento inicial se ha venido desarrollando con la máxima reserva en comisiones específicas y la concejala de Urbanismo, Noelia Macías, declinó ofrecer detalles hasta después del debate plenario. Tan solo manifestó que había tratado de incorporar sugerencias de todos los grupos políticos para intentar lograr el mayor consenso posible.

En el pleno de mañana se resolverán también las alegaciones a la octava modificación parcial del actual PGOU, que es el último trámite para poder remitir el documento a la Comisión de Urbanismo y Ordenación del Territorio del Principado de Asturias (Cuota). El informe que emita será vinculante.

Esos cambios puntuales -que se aprobaron inicialmente en un pleno del mes de marzo- tienen como principal objetivo adaptarse a la normativa autonómica recogida en el Reglamento de Ordenación del Territorio y Urbanismo del Principado, aparte de subsanar algunas deficiencias de un documento que se ha quedado obsoleto.

La modificación constaba de varios apartados: la alineación de la Avenida de Viella, de Lugones; los cambios de la calificación del tanatorio Puente Nora, en Lugones, y del Colegio Peña Mayor, en La Barganiza; los cambios en la consideración de parcelas mínimas a efectos de segregación; la ampliación del uso comercial en suelo urbano no consolidado y en urbanizable; la ampliación de usos en una parcela municipal de Paredes; un tema relacionado con los vados y el cierre de parcelas en suelo urbano de ordenación de volúmenes.

El pleno aprobará definitivamente la ordenanza de limpieza y recogida de residuos, tras desestimar una alegación que se había presentado al documento original.