El Comercio

El río Viao renueva su imagen

Vista actual de la senda peatonal del río Viao, a su paso por el casco urbano de Nava, tras las labores de limpieza.
Vista actual de la senda peatonal del río Viao, a su paso por el casco urbano de Nava, tras las labores de limpieza. / FOTOS: PABLO NOSTI
  • Los vecinos aplauden la iniciativa y confían en que sirva también para erradicar los malos olores y mejorar la higiene en el centro de la localidad

  • El Ayuntamiento de Nava elimina la maleza del cauce para prevenir las inundaciones

El paseo fluvial que discurre por el casco urbano de Nava ya ha cumplido la mayoría de edad y hace cinco años que los desagües del núcleo están conectados a la red de saneamiento, pero pese a las mejoras ambientales que en su día trajeron consigo ambas actuaciones, la limpieza del entorno era una de las asignaturas pendientes.

Hasta ahora. Durante el último mes, el personal adscrito al Servicio de Obras del Ayuntamiento de Nava se ha afando en renovar la imagen del río con una intensiva actuación que ha supuesto la eliminación de la maleza en ambos márgenes y la retirada de tierra y basura acumuladas. «Lleva años necesitando esta intervención», aseguran los vecinos, que ven con buenos ojos la iniciativa del equipo de gobierno de socialista.

«Era necesario hacer una limpieza en profundidad, sobre todo ahora que se acerca la época invernal, porque en años de mucha lluvia hay una parte del casco urbano que sufre alguna inundación puntual que podremos evitar», explica el alcalde, Juan Cañal.

Jesús González y Antonio Vigón pasean a diario por la senda peatonal. «Después de tantos años acabas acostumbrándote a verlo todo tomado por la maleza, pero está mucho mejor así, no hay comparación, ahora lo que tienen que hacer es no dejar que se tape otra vez», apunta el primero. Su compañero asiente y añade que «es lo menos que podían hacer, ni siquiera se veía ni el agua del río desde el paseo».

Por su parte, Juan Acevedo destaca que las obras permitirán reducir el riesgo de riadas pero considera que la limpieza «llega con retraso» y lamenta que no haber actuado antes haya supuesto una intervención que califica de «agresiva». «Deberían haberlo hecho hace años y lo normal es que se actúe más a menudo; es una responsabilidad de la administración y como cualquier cosa que necesita mantenimiento, si lo cuidas, se conservará mejor», defiende.

Focos de suciedad

Mucho más crítico se muestra Alberto García, que, a pesar de agradecer la mejora del entorno, califica los trabajos de «devastación». «Una cosa es limpiar, que hacía muchísima falta y otra muy diferente es terminar con la mayoría de los árboles y arbustos del cauce; para los que amamos la naturaleza es una verdadera pena», apunta.

Sin embargo, el regidor naveto defiende la eliminación de arbustos y matorrales. «Hay que tener en cuenta que en algunas zonas estaban tapando parte de los edificios y generaban focos de suciedad», explica Cañal.

Un problema que conoce bien Ángeles López. «Las ventanas de mi casa dan al río y había malos olores, sobre todo en verano, era hora de que hicieran algo después de tantos años porque es una cuestión de higiene», destaca esta vecina que también señala que era habitual la presencia de ratas y mosquitos en la zona, sobre todo en verano. Unos inconvenientes que también sufren hosteleros y comerciantes de la zona y que ahora confían en no volver a padecer.