El Comercio

Un mundo de miniaturas en La Pola

Carlos Moro, Severina Montes, Chiqui Cueto, Dina Gutiérrez y Luis Fonseca.
Carlos Moro, Severina Montes, Chiqui Cueto, Dina Gutiérrez y Luis Fonseca. / FOTOS SUSANA SAN MARTÍN
  • La plaza de abastos acogerá el fin de semana una feria con más de 40 expositores

«Quien empieza en este mundo, se engancha y no tiene vuelta atrás». Así de rotundos se muestran los cinco fundadores de la Asociación Asturiana de Miniaturistas, un colectivo que surgió el pasado año y que este fin de semana celebrará en La Pola la I Feria de Miniaturas de Casas de Muñecas.

Será una cita única, puesto que no hay ninguna otra de estas características en el Norte de España y las más próximas son las de Madrid y Barcelona. Asimismo, estarán presentes más de cuarenta expositores y artesanos llegados de varias provincias, además de Italia y Alemania. Todos pondrán a la venta sus creaciones, también exclusivas.

«Hace tres años empecé a exponer en la Casa de Cultura y como las visitas crecían cada vez más, el año pasado el Ayuntamiento me ofreció la posibilidad de organizar algo más grande y no lo dudé, nos juntamos cinco personas y empezamos a trabajar», explica Carlos Moro.

El resultado podrá verse el sábado y el domingo en la plaza cubierta, donde podrán encontrarse miniaturas de todo tipo, desde ladrillos, tejas y muebles, hasta alfombras, lámparas y cuadros pasando por libros, ropa o macetas con plantas. «Estamos muy contentos con la respuesta de los expositores y creemos que será muy atractivo para todo el que le guste la artesanía», asegura Moro.

Él es el veterano del grupo. Su afición comenzó hace quince años y desde entonces no ha decaído. Sí lo hicieron, en cambio, las tiendas especializadas. «Ahora tienes internet, donde encuentras todo lo que puedes necesitar y los artesanos que se dedican a las miniaturas suelen especializarse en una sola cosa, lo que les permite ofrecer exclusividad», destaca.

Chiqui Cueto es una de ellas. Lo suyo son los mini-óleos y no le asusta ningún reto. Entre sus logros se encuentra La Gioconda, que ha logrado reproducir a la perfección. «Cada cuadro puede llevar unas ochenta o noventa horas de trabajo», asegura.

Por eso, una de las cualidades fundamentales que recomiendan a quienes se quieran iniciar en la afición es la paciencia. Dina Gutiérrez empezó el año pasado: «Primero tuve una casa de muñecas prefabricada y poco a poco fui metiéndome en el mundillo hasta que me atrapó», reconoce. Ahora es una experta en mini-punto de cruz y plantas, que elabora con gran realismo.

A Severina Montes le gustaron siempre las miniaturas. «Soy de una generación a la que nos inculcaron la importancia de las cosas bien hechas y esta afición es perfecta para ello», apunta. Para sus creaciones utiliza materiales reciclados, sobre todo telas. «Con imaginación, todo se puede», asegura.

Por su parte, Luis Fonseca aún es principiante, aunque ya tiene algunas construcciones propias realizadas en piedra. «Lo más difícil es elegir qué quieres hacer porque hay muchísimas posibilidades», concluye.