El Comercio

Siero consolidará a la población rural

La concejala de Urbanismo de Siero, la socialista Noelia Macías, ayer con el documento de prioridades antes del pleno.
La concejala de Urbanismo de Siero, la socialista Noelia Macías, ayer con el documento de prioridades antes del pleno. / PABLO NOSTI
  • Es uno de los objetivos de la revisión del planeamiento urbanístico tras un período expansivo ya agotado

  • El Pleno abordó el avance del documento de prioridades y confía en aprobarlo de forma inicial antes de finalizar el presente mandato

«El modelo de urbanismo expansivo ya murió». La frase de la concejala Noelia Macías sintetiza la nueva etapa que el gobierno socialista de Siero pretende poner en marcha con la revisión del Plan General Municipal de Ordenación Urbana (PGMOU), que data del año 2006. Y ayer se dio el primer paso con la aprobación plenaria del avance del documento de prioridades, que salió adelante por mayoría y con la única abstención de Somos Siero.

La concejala de Urbanismo subrayó que ese documento constituye «un punto de partida para un proceso largo, muy complejo y para el que se va a buscar el mayor consenso posible». Y añadió que su deseo es que esa revisión del PGMOU pueda aprobarse de forma inicial antes de la conclusión del presente mandato.

Entre los criterios de ese nuevo modelo -según expuso ayer Macías- figuran unos objetivos específicos para el suelo no urbanizable, urbanizable y urbano; consolidar a la población residente en los núcleos rurales, que ocupan el grueso de la superficie de Siero; desarrollar la trama urbana «de una forma ordenada», y buscar la sostenibilidad y la calidad de vida en temas diversos como el transporte o la creación de carriles-bici.

La concejala apuntó que la remodelación del modelo territorial y urbanístico condiciona otros aspectos capitales como el crecimiento económico o demográfico del concejo. Y comentó también que la revisión del PGMOU obedece a la necesidad de adaptarlo a la normativa autonómica y estatal para poder subsanar «algunos vacíos legales».

Aparte de que exista una voluntad política para implantar un urbanismo más comedido, es evidente que el actual modelo estaba ya agotado. Según datos incluidos en el documento, el concejo de Siero tiene en la actualidad 770.000 metros cuadrados de suelo industrial sin desarrollar, sin contar el paralizado macropolígono de Bobes, que sumaría otro 1,1 millones de metros cuadrados adicionales. «Tenemos suelo industrial para cien años», comentaba ayer en el pleno el concejal del PP, Cristóbal Lapuerta. Y existe también un excedente de viviendas, según reconocía Macías. El edil Lapuerta solicitó, asimismo, que se revise la situación del suelo edificable y de algunos planes parciales de viviendas impulsados por promotoras que ya ni existen.

De la revisión del planeamiento urbanístico se encargará un equipo externo -cuyos servicios ya se encuentran en fase de contratación-, que elaborará sendos informes medioambientales y de infraestructuras.

La concejala Macías comentó, por otro lado, que intentarán propiciar el mayor grado de participación ciudadana. Además de los preceptivos períodos de información pública, se comprometió incluso a organizar reuniones informativas en las diferentes parroquias del concejo, con la presencia de los técnicos municipales, para explicar a los vecinos los objetivos que se plasman en el documento. «Es la manera de comprobar si existe correspondencia de esos objetivos con las expectativas de los vecinos», afirmó. La abstención de Somos Siero se debió, precisamente, a que reclamaba ya más participación ciudadana en las decisiones políticas.

Macías quiso destacar, por último, «el maravilloso trabajo de los técnicos municipales» en este expediente, un elogio que fue repartido por todos los grupos políticos en el pleno de ayer, quienes valoraron también el esfuerzo de la titular de Urbanismo por alcanzar el máximo consenso. «Pocas veces se dio desde la democracia un ejemplo así de participación», llegó a decir el portavoz del Pinsi, Juan Camino.

Plan de Saneamiento

Por otro lado, el Pleno de Siero aprobó por unanimidad un Plan Municipal de Saneamiento y Alcantarillado para el período 2016-2022 -adelantado anteayer por este diario- y que supondrá la ejecución de veintitrés actuaciones en diecisiete parroquias, principalmente de la zona rural e industrial de Siero. Ese plan incluye la declaración de utilidad pública, lo que facilitará las expropiaciones. El concejal de Infraestructuras, Javier Rodríguez, puso ayer el ejemplo del saneamiento de Faes, que afecta a catorce vecinos y que está paralizado por la negativa de uno de ellos. Esta iniciativa será el paso previo a elaborar un plan director de saneamiento.

La corporación aprobó también de forma definitiva la ordenanza de limpieza y recogida de residuos, tras desestimar una alegación presentada.

Temas