El Comercio

«Nos hizo mejores a todos»

Rosana Rodríguez, viuda de José Aurelio Álvarez, durante su emotiva intervención de ayer en el Auditorio. La viuda y las hijas Lucía e Isabel, ayer con el alcalde Ángel García y la edil Beatriz Polledo.
Rosana Rodríguez, viuda de José Aurelio Álvarez, durante su emotiva intervención de ayer en el Auditorio. La viuda y las hijas Lucía e Isabel, ayer con el alcalde Ángel García y la edil Beatriz Polledo. / PABLO NOSTI PABLO NOSTI
  • Su compañero Juan Junquera, la presidenta del PP, Beatriz Polledo, y su viuda, Rosana Rodríguez, destacan su trayectoria profesional, política y humana

  • El exalcalde José Aurelio Álvarez ya es Hijo Predilecto de Siero a título póstumo

«Momentos como este consuelan los dolores del alma». Con estas palabras de gratitud cerraba ayer su intervención Rosana Rodríguez, la viuda de José Aurelio Álvarez Fernández, en el acto institucional de nombramiento de Hijo Predilecto de Siero, a título póstumo, al exalcalde del concejo entre 1995 y 1999. Una concesión honorífica que fue propuesta por el Partido Popular y apoyada por unanimidad por toda la corporación.

La viuda, mostrando una entereza admirable, emocionó a los presentes con sus palabras: «Era profundamente creyente y, desde una óptica del humanismo cristiano, también está participando de este acto, dando las gracias y sintiéndose enormemente feliz de ver su nombre más unido a su pueblo», afirmó. También destacó su serenidad, honestidad, sensibilidad o que era una persona «llena de ilusiones y sueños, que siempre quiso compartir con la gente que le rodeaba».

El regidor Ángel García ensalzó su «labor como alcalde y ciudadano ejemplar del municipio». Después intervino su amigo, el procurador Juan Junquera, para reseñar la faceta como abogado, de la que subrayó «la honestidad profesional, integridad y dedicación». Y recordó que había asistido a sus clientes hasta el último momento. «Con su vida nos hizo mejores a todos», sentenció.

La presidenta del PP, Beatriz Polledo, ofreció unas pinceladas biográficas: «Era un paisano en el más amplio sentido de la palabra: honesto, leal, de fiar y amigo de sus amigos», aseguró. Mencionó su «excelencia» y los logros como alcalde, así como la elegancia con la que dejó el cargo, pese a haber ganado las elecciones de 1999 y aumentado los votos. «Supo aceptar la derrota de salón con la satisfacción de la victoria en la calle», recordó. Y añadió que «una persona como él no tiene recambio».

Tras las intervenciones, el alcalde hizo entrega a la viuda y a sus hijas Lucía e Isabel del documento acreditativo de Hijo Predilecto de Siero, realizado de forma artesanal y personalizada por Las Pelayas. El acto se cerró con el himno de Asturias a la gaita y el tambor y todo el auditorio puesto en pie.