El Comercio

Los vecinos reclaman mejoras y más seguridad en el parque de La Acebera

David Cabal, con chaleco amarillo, explica a los participantes en la jornada el estado del entorno de la laguna de La Acebera.
David Cabal, con chaleco amarillo, explica a los participantes en la jornada el estado del entorno de la laguna de La Acebera. / S. SAN MARTÍN
  • Lugones en Pie y Biodevas reivindican con una marcha la conservación del patrimonio y la instalación de aseos públicos, entre otras obras

«No seas gochu en La Acebera». Con este eslogan y acompañados de un cerdo como mascota -encarnado por el joven Adrián Cabal-, la plataforma cívica Lugones en Pie y la asociación medioambiental Biodevas celebraron ayer la primera jornada de la iniciativa 'Recuperando L' Acebera', con la que pretenden mostrar el potencial de uno de los espacios naturales más importantes del centro de Asturias y recuperar su patrimonio histórico.

Lograron reunir a medio centenar de personas y recorrieron el bosque haciendo hincapié en las distintas necesidades que consideran que deben resolverse y que próximamente trasladarán al Ayuntamiento. Una de ellas es la inexistencia de servicios públicos. «De ahí viene el eslogan, no puedes vender esto como una zona para venir a pasar el día y que no haya un solo aseo porque eso a lo que te lleva es a que te encuentres cualquier sorpresa por ahí», apuntó David Cabal, uno de los encargados de guiar el recorrido. Los colectivos instarán a que se coloquen antes de que termine el año.

Otra de las reivindicaciones tiene que ver con la seguridad. «Aquí no hay nadie que controle lo que pasa, tendría que haber un guarda o que por las noches se cerraran los accesos», señaló Eva Mancheño, de Lugones en Pie. Asimismo, piden señalizar los recorridos, tanto para los peatones como para las bicicletas y los restos de patrimonio industrial que aún se conservan de la antigua fábrica de pólvora de Santa Bárbara. «La gente tiene que saber a dónde viene y qué es lo que se encuentra», defendió Cabal. Entre los elementos a conservar, destacó los bancos con azulejos de Guisasola y las bañeras de decantación existentes en la parte baja del parque.

Por otro lado, ambos colectivos anunciaron que próximamente realizarán más actividades y entre sus objetivos está el de elaborar un catálogo con las especies de fauna y flora de la zona. «Es un espacio único, con diversidad de especies animales y vegetales que hay proteger», señaló Tarik Vázquez, de Biodevas. «La dispersión de las barbacoas, por ejemplo, provoca que los animales se tengan que desplazar», añadió.