El Comercio

Las grietas obligan a los bomberos a desalojar dos edificios de Pumarabule

María Dolores Ramos señala una de las grietas que en la madrugada de ayer aparecieron en el sótano de su vivienda de la barriada de Pumarabule.
María Dolores Ramos señala una de las grietas que en la madrugada de ayer aparecieron en el sótano de su vivienda de la barriada de Pumarabule. / FOTOS: PABLO NOSTI
  • La caída de cascotes en los trasteros del bloque 10 y la aparición de grietas en el 11 alertan a los tres inquilinos, que fueron realojados en La Pola

Siete años después, el miedo vuelve a la barriada de Pumarabule. En 2009, a la una de la tarde, un chasquido puso en alerta a los vecinos de los portales número 10 y 11, que comprobaron que en sus sótanos había cascotes y que las grietas habían aumentado y en la madrugada de ayer, volvió a ocurrir.

Eran las cuatro de la mañana cuando la Guardia Civil sacó de la cama a Aidé Sierra y a su marido Floren. «No sentimos nada, cuando nos avisaron bajamos y en los trasteros habían caído ladrillos, pero a simple vista no hay nada más; de hecho los técnicos municipales estuvieron por la mañana para redactar un informe y los testigos que se pusieron hace años están intactos», explicaron.

Sin embargo, los efectivos de Bomberos de Asturias que acudieron de madrugada a inspeccionar el inmueble aconsejaron a los inquilinos -el matrimonio y otro vecino- abandonar sus viviendas y precintaron el acceso. «Estamos preocupados», reconoció Floren, que pasó la noche en el Hotel Lóriga, en La Pola.

A María Dolores Ramos, el aviso de la Benemérita la cogió en las últimas horas de sueño. «No me fui al hotel porque entraba temprano a trabajar», señaló. Su vivienda es la única que está habitada en el portal número 11. «Salieron más grietas en el sótano, el mío estaba bien y ahora tiene una raja enorme», alertó.

Por su parte, Manuel Javier Buría, vecino del número 7, señaló que hace unos días la acera que rodea su bloque cedió, lo que le provocó una caída. «Fue de un día para otro porque paso siempre por ahí», apuntó. Asimismo, advirtió que pese a que los vecinos arreglaron recientemente el portal, ya han salido grietas.

Por otro lado, el presidente de la Asociación de Vecinos La Malpica, Víctor Fernández, criticó la dejadez del Ayuntamiento y el portavoz de Somos, Javier Pintado, exigió al equipo de gobierno «que tome una actitud activa ante el problema».