El Comercio

El Ayuntamiento de Siero derriba la antigua casa del guarda en el bosque de L'Acebera

El Ayuntamiento de Siero derribó ayer, en el bosque de L'Acebera, la antigua casa del guarda, un edificio situado en la entrada del recinto y que se encontraba prácticamente en estado de ruina después de haber sufrido un incendio. El alcalde, Ángel García, explicó que se ha hecho «tanto por estética como por seguridad, pues estaba en ruinas y era una antigua reivindicación vecinal», manifestó. Teniendo en cuenta el valor histórico de los edificios que durante años acogió L'Acebera mientras fue sede de la fábrica de pólvora de Santa Bárbara, se conservará una base de piedra de esta antigua casa para dejar testimonio del lugar que ocupó durante años.

Peticiones

En las últimas semanas, los vecinos han solicitado al Ayuntamiento que ponga en marcha un plan integral de mejora de este espacio. Ayer, el regidor aseguró que «todas las ideas que sean para mejorar son siempre bien acogidas y, en este caso, el Consistorio siempre ha estado comprometido con este bosque», afirmó. Destacó que «hay un contrato de mantenimiento anual de la zona que, no debemos olvidar, tiene un uso intensivo y muchos metros cuadrados», al tiempo que incidió en que todas esas reformas requieren de proyectos y de una dotación económica, por lo que «además de tener ideas, hay que tener en cuenta cómo llevarlas a cabo».