El Comercio

El PSOE de Llanera rechaza bonificar un 100% la plusvalía al perjudicar los servicios públicos

  • Tomar esta medida «supondría un importante quebranto económico» en el Ayuntamiento, defienden desde el Partido Socialista

La exención del cien por cien de la plusvalía (Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Bienes de Naturaleza Urbana) por causa de fallecimiento, como propuso el Partido Popular de Llanera, supondría «un importante quebranto económico para el concejo en función del volumen de transmisiones que se produjeran cada año y del valor que tuvieran», contrapuso el portavoz del Grupo Municipal Socialista, Alfredo Rodríguez. «Tal y como nos advierten los servicios técnicos municipales», añadió, «el Ayuntamiento obtiene la mayor parte de los ingresos de plusvalía por ese concepto». De hecho, en el año 2015, de los 430.000 euros recaudados por el Consistorio en plusvalías, más de 120.000 euros, el 28%, correspondió a las tasas devengadas por transmisión de bienes tras un fallecimiento. En lo que va de 2016, esa cantidad asciende ya a 101.000 euros.

El portavoz socialista reconoció que «en Llanera este impuesto está al límite del máximo legalmente establecido», y achacó parte de la responsabilidad al PP, «porque en los años más duros de la crisis, ustedes no se apretaron el cinturón, lo que hicieron fue aplicar subidas de impuestos hasta llegar a ese nivel».

El portavoz popular, Silverio Argüelles, consideró sin embargo que con la medida propuesta por su grupo «se protegería a los ahorradores, a la clase media trabajadora, que es la que paga el noventa y cinco por ciento de los impuestos» y serían partidarios de que solo se pagara plusvalía en el caso de que «haya beneficio económico» en la transmisión.

Alfonso Cicero, portavoz de Ciudadanos, si bien se mostró de acuerdo con que no se modifique este impuesto para 2017, afirmó también que «el gobierno debe asumir que el año que viene tendrá que revisar esta ordenanza, con el acuerdo de todos los grupos, para que estas cosas perduren gobierne quien gobierne».

En cuanto a los servicios, los socialistas añadieron que la disminución de las cantidades recaudadas a través de las plusvalías, «variables al depender del número de transmisiones patrimoniales y de su valor, colocaría al Ayuntamiento ante la disyuntiva de cómo afrontar esa posible merma de ingresos», destacando que el recorte de prestaciones, la disminución del número de subvenciones o del número y calidad de los servicios, «serían algunas de las posibles consecuencias».