El Comercio

La Guardia Civil investiga el incendio de dos vehículos en Carbayín

Vista de los dos turismos quemados, ayer, aún aparcados en la estación de tren.
Vista de los dos turismos quemados, ayer, aún aparcados en la estación de tren. / PABLO NOSTI
  • Los vecinos muestran su preocupación y temen que se trate de una venganza por un enfrentamiento entre familias de la zona

Poco antes de las cuatro de la madrugada saltaron las alarmas. Dos vehículos estacionados en el aparcamiento de la estación de tren de Carbayín, en Siero, se encontraban envueltos en llamas, sin que hubiera ningún ocupante en su interior ni testigos que pudieran aportar algún detalle del origen.

Se trata de dos turismos, uno un Renault Megane y otro un Peugeot, con matrículas 8497-BJB y 1277-DNZ, que quedaron completamente calcinados tras la acción del fuego. El Centro de Coordinación de Emergencias del 112 Asturias recibió la llamada de alerta a las 3.52 horas y minutos después una patrulla de la Guardia Civil confirmó desde la zona el incendio.

Además de los agentes de la Benemérita, hasta la zona se desplazaron efectivos de Bomberos del Servicio de Emergencias del Principado de Asturias (SEPA), con base en el parque de San Martín del Rey Aurelio y que permanecieron realizaron labores de extinción en el aparcamiento de la estación hasta las cinco de la madrugada. Por su parte, la Guardia Civil ha abierto una investigación para tratar de esclarecer los hechos y ayer precintó el acceso a los turismos.

Las llamas destrozaron los vehículos que, según apuntaron los vecinos, pertenecen a dos hombres que residen en la barriada de Pumarabule. «Es muy raro todo porque esos coches nunca están aparcados ahí, están siempre delante de las casas de sus dueños, que son muy amigos y que hayan aparecido juntos y quemados así de repente da que pensar», señalaron.

Meses de conflicto

Quienes hablan prefieren no desvelar su identidad y reconocen que en la zona lleva varios meses habiendo problemas de convivencia por un enfrentamiento entre familias que ya se ha saldado con varias denuncias y que ha requerido en alguna ocasión la presencia de los cuerpos y fuerzas de seguridad.

«Estamos preocupados porque esto cada vez va a más y como empecemos con este tipo de actos, que parecen venganzas, cualquier día ocurrirá una desgracia», advirtieron los vecinos.