El Comercio

Afronta cuatro años de cárcel por la muerte de un menor que tomó drogas en su casa

  • La víctima, de 16 años, sufrió un edema pulmonar agudo tras consumir marihuana en el domicilio del acusado en Pola de Siero

La Fiscalía del Principado de Asturias solicita una pena de cuatro años de prisión para un vecino de Siero -cuyas iniciales son J. U. D. S. y nacido en 1965-, a quien se le acusa de haber proporcionado marihuana a un menor de edad, que murió por causa de un edema pulmonar agudo tras consumir la droga. Los hechos ocurrieron en octubre de 2012 en el domicilio del acusado en Pola de Siero. La vista oral está señalada para hoy, a las 11.30 horas, en el Juzgado de lo Penal número 3 de Oviedo.

Según informaron ayer fuentes del Ministerio Fiscal, el acusado mantenía una relación de amistad con la víctima, que era vecino de El Berrón y que tenía 16 años de edad en el momento en que ocurrieron los hechos ahora juzgados. La Fiscalía subraya en su escrito de acusación que el procesado era conocedor de la condición de menor de edad del fallecido.

Durante esa relación amistosa entre ambos, el acusado le proporcionaba al joven sustancias psicotrópicas, «esencialmente cannabis (marihuana) y, en ocasiones, alguna de las pastillas que, en su tratamiento de deshabituación de sustancias, el propio acusado tenía pautadas», subraya la Fiscalía. En concreto, se refiere a que le pasaba al menor tranquilizantes y metadona, que el encausado tomaba para desengancharse de la heroína.

Por otro lado, el enjuiciado permitía que el menor consumiera esas sustancias en su propio domicilio de la capital polesa. Y así ocurrió por última vez el 20 de octubre de 2012, cuando el hombre puso de nuevo su vivienda a disposición del menor para que éste fumara allí marihuana. Tras consumir esta droga, el menor se acostó en una habitación del piso.

Con posterioridad, prosigue la Fiscalía, el hermano gemelo de la víctima acudió a buscarle a la vivienda, sobre las doce de la noche, acompañado de su novia. Entonces, el acusado les proporcionó también a ambos marihuana y la estuvieron consumiendo en el salón del piso.

El relato de los hechos da un salto a las dos de la tarde del día siguiente, cuando el menor apareció muerto en la habitación en la que se había acostado unas horas antes. La causa del fallecimiento, según apunta la Fiscalía, fue «un edema pulmonar agudo por reacción adversa al consumo de drogas». Se especula incluso con la posibilidad de que el menor hubiera fallecido ahogado en su propio vómito.

La Fiscalía considera que los hechos son constitutivos de un delito contra la salud pública, tipificado en un artículo del Código Penal, que establece penas de uno a tres años de prisión para quien favorezca o facilite el consumo de drogas como hachís o marihuana, que considera menos perjudiciales para la salud que otras como la cocaína o la heroína. Pero, a continuación, apela a otro artículo, que establece penas superiores en grado a las señaladas en el artículo anterior «si las sustancias se facilitan a menores de 18 años».

De ahí que el Ministerio Fiscal solicite que se condene al acusado a cuatro años de prisión, además de una inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo por el tiempo de la condena y el abono de las costas procesales, según su escrito de acusación.

La acusación pide lo mismo

Por su parte, la familia del menor se ha personado como acusación particular, y está representada por el abogado Pedro Paulino Sánchez, quien solicita igualmente una pena de cuatro años de prisión para el acusado, según confirmó ayer a este diario.