El Comercio

Pruvia propondrá «que se empiece de cero» con el estudio de sus topónimos

  • La asociación de vecinos considera que debe hacerse «un trabajo más riguroso» y que «faltan al menos veinte nombres» en el listado oficial

La Asociación de Vecinos de Pruvia presentará alegaciones contra los nuevos topónimos oficiales de esta parroquia que, junto con el resto de zonas del municipio, fueron aprobados por unanimidad en el Pleno municipal celebrado el pasado día 3 de noviembre.

El presidente de la asociación, Manuel Valcárcel, explicó ayer que ellos no supieron nada de que se estaba haciendo este trabajo «hasta que lo vimos en la prensa», al tiempo que lamentó que «nadie se pusiera en contacto con nosotros en ningún momento para este asunto, ni siquiera con los vecinos de mayor edad, que deberían ser quienes nos orientaran a todos con este tema».

Valcárcel consideró que, en el caso de Pruvia, «no se ha hecho un estudio riguroso, no hay un orden, ni una clasificación de los nombres... Además, en el listado aprobado por el Pleno faltan, por lo menos, otros veinte topónimos más», aseguró. Desde la asociación de vecinos, también se han ocupado de preguntar por los nuevos nombres «a los mayores, y a la gente que ha pasado aquí toda su vida y algunos son de sitios que no saben dónde están, otros parece ser que nunca existieron así y en otros casos están mal escritos». Por tanto, presentarán alegaciones ahora que el documento está en información pública, «para que se hagan las cosas bien, porque en este caso creemos que han empezado la casa por el tejado», reprochó.

Otro de los aspectos que consideran fundamentales los vecinos de esta parroquia es que, en primer lugar, «hay que delimitar bien el deslinde parroquial, que no está bien trazado, y después hacer un estudio riguroso en el que se tenga en cuenta la cartografía de la zona, los documentos existentes y la memoria de las personas mayores, que son quienes mejor conocen los nombres tradicionales» de cada lugar. A todo habría que añadir, en opinión del presidente de la asociación vecinal, «un trabajo de campo exhaustivo que parece que no se ha hecho bien».

En Pruvia no les preocuparía estar un tiempo más sin los topónimos oficiales con tal de que «cuando los tengamos estén bien» y para ello están dispuestos a colaborar «en todo lo que sea necesario, tanto con la Xunta de Toponimia como con el Ayuntamiento». Al equipo de gobierno le reprocharon, sin embargo, «que hace poco más de un mes tuviéramos una asamblea vecinal a la que asistieron varios concejales y ninguno nos dijo que se estaba haciendo esto», lamentó Valcárcel, que aludió a que «la participación ciudadana, que contaran con nosotros, también habría sido fundamental en este caso».

Ante esta situación, su propuesta será que, en el caso de Pruvia «se haga borrón y cuenta nueva y se empiece de cero», que se revisen todos los topónimos, «y la asociación colaborará en todo lo que haga falta».