El Comercio

El alcalde de Nava alerta de la pérdida de viajeros de Feve en los últimos 20 años

En primer término, Leocadio Redondo, durante su intervención en la mesa redonda, seguido por Cañal, González y Álvarez.
En primer término, Leocadio Redondo, durante su intervención en la mesa redonda, seguido por Cañal, González y Álvarez. / PABLO NOSTI
  • Juan Cañal participa en una mesa redonda sobre los 125 años de la inaguración de la línea Oviedo-Infiesto y reconoce que el tren «no está siendo fiable»

Mañana se cumplirán 125 años de la llegada del ferrocarril a Nava con la inauguración de la línea entre Oviedo e Infiesto y la asociación Círculo Amigos de Nava aprovechó la ocasión para organizar una mesa redonda en la que cuatro navetos vinculados al transporte opinaron sobre el pasado, el presente y el futuro del tren. Leocadio Redondo, cronista oficial y ferroviario jubilado, fue el encargado de contextualizar la historia y destacó que «para Nava supuso el refuerzo en sus comunicaciones, el desarrollo del comercio y nuevas oportunidades para la industria local».

Por su parte, el alcalde, Juan Cañal, ferroviario de profesión, lamentó la caída de usuarios, que achacó a una mala gestión y planificación. «Desde hace veinte años, la política de infraestructuras y el material motor más bien parecen planificados por la competencia del transporte por carretera en lugar de por el Ministerio de Fomento», aseguró. Asimismo, reconoció que «no estamos siendo fiables no cumpliendo los horarios» y detalló que «en 1996 hubo 680.000 viajeros; en 2005, 1.494.000; y cerraremos este año con unos 600.000», explicó. En el acto también participó el ingeniero Juan Antonio González, quien defendió que el futuro del ferrocarril «pasa por mejorar la coordinación, la información, el mantenimiento y la planificación». Y el periodista José María Álvarez opinó que la supervivencia de la línea depende de la voluntad política y abogó por «humanizar las estaciones».